martes, 2 de octubre de 2012

Presupuesto

El anteproyecto de los presupuestos del Estado para 2013 se centra en profundizar en el saneamiento de nuestra economía para lograr el tan deseado crecimiento y, a la par, la dinamización del mercado laboral. Sin duda, no son las cuestas que le gustaría presentar al Gobierno que capitanea Mariano Rajoy pero son las mejores a las que podemos aspirar dada la situación. Hay que superar, cuanto antes, esta etapa de recesión. Dedicar la cuarta parte del exiguo presupuesto disponible a hacer frente a los intereses de la deuda (consecuencia directa de la herencia envenenada de la que no podemos zafarnos) no deja muchas opciones. Y sin embargo (y pese a ello, añadiría) el Gobierno del Estado no renuncia a cumplir algunas premisas básicas e irrenunciables como, por ejemplo, incrementar, aunque sea una pizca, las pensiones para garantizar así el poder adquisitivo de los jubilados. Que nuestra economía vuelva a ser competitiva, que nos situemos otra vez en la senda del crecimiento, y también el objetivo del paquete de medidas anunciado por el Gobierno. Son 43 actuaciones que, según las previsiones, estarán activas antes del remate del presente año, que afectan prácticamente a todos los sectores, desde la formación al sector primario, pasando por la energía, el medioambiente o el propio sector público. Un paquete de medidas que, dentro de los parámetros recomendados por la propia Unión Europea y teniendo muy presente las obligaciones asumidas por España, muy condicionadas por los objetivos de déficit, redundan en el amplio proceso de reformas en el que se afana el Gobierno desde el mismo momento que tomó posesión. Todas son importantes y están encaminadas, como no podría ser de otra manera, a favorecer la recuperación económica de nuestro país. Hecho el matiz, quiero hacer una especial mención a dos actuaciones que siguen la senda abierta en este aspecto por la Xunta y que, inmersas en el concepto de austeridad, reducen la estructura administrativa y potencian su nivel de eficiencia. Me refiero, en concreto, a la Ley de racionalización y sostenibilidad de la administración local, con la que se quiere ahorrar a las arcas públicas 3.500 millones de euros y eliminar duplicidades, y a la reforma de la Ley orgánica de régimen electoral que, entre otros aspectos, reducirá el número de miembros de las corporaciones locales y establecerá los baremos para fijar la remuneración de los alcaldes. Recuperarnos económicamente es el fin de todo lo que está haciendo el Gobierno y para lograrlo hay que actuar desde todos los ámbitos. El camino es duro pero estamos en la senda correcta.

10 comentarios:

manto dijo...

que nuestros presupuestos están lastrados por tapar un agujero descomunal es evidente, y lo importante ahora es priorizar; atender a lo básico y eliminar lo superfluo.
Cada euro que se gaste debe de ser fiscalizado, que fastidiado es gobernar en tiempos de escasez, es una responsabilidad, y espero que este gobierno acierte y nos saque de donde nos han metido.
Ánimo Xosé Manuel.

Jaime dijo...

Sr Barreiro:
Dejen ustedes de marear la perdiz y confiesen que a este gobierno lo que le ha tocado es gestionar la quiebra del país, o sea, decidir de qué forma quebrar. Es evidente que la herencia es calamitosa pero no es menos cierto que están ustedes dispuestos a tocarlo todo ( en vano, por cierto) salvo a ustedes mismos. No veo el momento de que , por fin, llegue Bruselas. Lo pasaremos muy mal una larga temporada pero si la gestión exterior consigue barrer a los cientos de miles de parásitos que ustedes ( los políticos de todos los colores) protegen, fomentan y engordan a diario, bienvenida sea la intervención . Siguen ustedes sin poner encima de la mesa el carísmo y nada eficiente carajal administrativo de este país y , por ese motivo, no tiene credibilidad ni ante sus propios militantes.

Anónimo dijo...

no puedo estar en mas desacuerdo con el que me antecede, se han tocado , claro que si, pero no trasciende, o no interesa, lo mismo que se han tocado sindicatos y empresarios, pero no interesa decirlo , los medios no se han hecho eco de las bajadas de sueldos como tampoco ha tenido la repercusión necesaria la ley de estabilidad presupuestaria, un hito en democracia que establece penas para los malos gestores, todo esto , medidas de calado que deberían de estar en boca de todos no lo están, el porqué de ello es bien sencillo, no interesa, vende mas hablar de rescate, de dinero de los políticos, una lástima
Xosé Manuel, yo deseo que acertéis, que sigáis con convicción y que dentro de poco podamos hablar de que este país vuelve a ser lo que fue. un abrazo

DESTORNILLADOR dijo...

Estos presupuestos son necesarios ante la situación económica que está pasando el país. El Gobierno adopta medidas que pueden ser impopulares pero que son imprescindibles para que salir de la crisis.

Anónimo dijo...

Sr Barreiro.
Deje usted de escurrir el bulto, afirmaciones de su texto, como que "la Xunta reduce la estructura administrativa y potencia su nivel de eficiencia" son una TOMADURA DE PELO.
¿A quien quieren engañar?

Mire usted, los políticos del PP están resultando ser gente bastante alejada de la ideología liberal. Son ustedes "estatalistas" y como tales actúan.

NO REDUCEN ni la administración ni casta política de manera radical, porque no creen en ello, es su negocio, pero los ciudadanos NOS ESTAMOS CANSANDO DE PAGARLES.

¿Quiere que le ponga ejemplos de departamentos de la Xunta que NO TRABAJAN?

Cojan el toro por los cuernos, que votar al PP "porque sí" nos empieza a tocar las narices a muchos.

Anónimo dijo...

Yo también pongo velas para que venga MERKEL y los hombres de negro de una vez por todas a ponerle las pilas a este acomplejado PP.

Anónimo dijo...

Si personas más o menos afines al PP , que somos quienes entramos aquí, hemos perdido toda esperanza de que ustedes consigan resolver algo y llamamos a la Merkel y a la Troika , a sabiendas de que nos van a afeitar por una larguísima temporada , es que algo no funciona. Lo pero no es lo que han hecho, a pesar de la subida de impuestos que es deleznable. Lo gravísimo es lo que no han hecho ni están dispuestos a hacer.

Jose Angel dijo...

Presupostos austeros, si, pero pensando en sacar o país da noxenta situación herdada.

Jose dijo...

Xosé Manuel, si bien es cierto y acertado lo que expones en tu artículo, yo agradecería pasos más decididos en aras de la eficiencia administrativa. Me parece bien la reducción de concejales y aún mejor que las retribuciones de los responsables de los gobiernos locales se contemplen en la ley del régimen local, pero hay que ir más allá, esto es, acabar definitivamente con todas las duplicidades. Se ahorrarían muchos millones de euros y no sería necesario imponer más sacrificios a los ciudadanos. De quien no espero nada de esto es de los socialistas y nacionalistas (menos aún de un gobierno bi-tri-tetrapartito). Yo seguiré confiando en vosotros y apoyando vuestro proyecto, pero tenéis la obligación moral no sólo de optimizar la eficiencia de los servicios públicos sino también de avanzar en la imprescindible y urgente mejora de nuestro sistema democrático. Tened en cuenta que mi apoyo y el de muchos militantes no es incondicional. Deberíais ir siempre un paso por delante.

Un afectuoso saludo.

Anónimo dijo...

Lo de BARREIROS: ....UN PUÑADO MENOS DE VOTOS.