lunes, 19 de junio de 2017

Ha ganado España

La que acaba de terminar ha sido una semana en la que nos hemos visto obligados a asistir a un espectáculo bochornoso en el hemiciclo del Congreso de los Diputados. Ha sido Pablo Iglesias el que se ha encargado de orquestar este esperpento en forma de moción de censura; una moción que ya había nacido muerta y cuyo único objetivo era derribar al PSOE. No era una moción contra el Gobierno ni contra Rajoy, sino una artimaña política para robar votos al Partido Socialista y catapultar a Pablo Iglesias al liderato de la izquierda. Afortunadamente, España ha ganado y Podemos ha perdido. Después de escuchar el mitin de Iglesias e Irene Montero, la gran mayoría de los españoles se han dado cuenta de que sería muy malo un Gobierno en el que el partido morado forme parte de las instituciones.La larga intervención de Pablo Iglesias estuvo carente de cualquier contenido o propuesta que pueda definirse como un proyecto político para España y los españoles. Ha quedado patente que solo hay una persona con una idea clara de España, y esa persona es Mariano Rajoy, el mismo que desde que llegó al Gobierno ha puesto por encima de todo los intereses de los ciudadanos. Frente a él está un partido radical con un líder que camina con el único objetivo de satisfacer su ego personal y alcanzar su propio beneficio político. Parece que algunos todavía no han entendido que en política lo importante es resolver los problemas de las personas y no acaparar espacio y protagonismo en los medios de comunicación. La moción ha sido una pérdida de tiempo con la que se pretendía embarrar el terreno de juego, tensionar la vida política y deslegitimar las instituciones. Basta con comprobar quienes han apoyado a Podemos: los independentistas vascos y catalanes, los mismos que quieren romper la unidad de nuestro país. El Partido Popular no va a permitirlo, igual que tampoco va a permitir que nadie desestabilice España y ponga en riesgo el crecimiento económico y la creación de empleo que tanto nos ha costado a todos conseguir.

Gañou España

A que acaba de rematar foi unha semana na que nos vimos obrigados a asistir a un espectáculo bochornoso no hemiciclo do Congreso dos Deputados. Foi Pablo Iglesias quen se encargou de orquestrar este esperpento en forma de moción de censura; unha moción que xa nacía morta e cuxo único obxectivo era derrubar ao PSOE. Non era unha moción contra o Goberno nin contra Rajoy, senón unha artimaña política para roubar votos ao Partido Socialista e catapultar a Pablo Iglesias ao liderado da esquerda. Afortunadamente, España gañou e Podemos perdeu. Despois de escoitar o mitin de Iglesias e Irene Montero, a gran maioría dos españois déronse conta de que sería moi malo un Goberno no que o partido morado forme parte das institucións. A longa intervención de Pablo Iglesias estivo carente de calquera contido ou proposta que poida definirse como un proxecto político para España e os españois. Quedou patente que só hai unha persoa cunha idea clara de España, e esa persoa é Mariano Rajoy, o mesmo que desde que chegou ao Goberno puxo por riba de todo os intereses dos cidadáns. Fronte a el está un partido radical cun líder que camiña co único obxectivo de satisfacer o seu ego persoal e acadar o seu propio beneficio político. Parece que algúns aínda non entenderon que en política o importante é resolver os problemas das persoas e non acaparar espazo e protagonismo nos medios de comunicación. A moción foi unha perda de tempo coa que se pretendía embarrar o terreo de xogo, tensar a vida política e deslexitimar as institucións. Abonda con comprobar quen apoiou a Podemos: os independentistas vascos e cataláns, os mesmos que queren romper a unidade do noso país. O Partido Popular non o vai permitir, igual que tampouco vai permitir que ninguén desestabilice España e poña en risco o crecemento económico e a creación de emprego que tanto nos custou a todos conseguir.

lunes, 5 de junio de 2017

Los presupuestos del consenso y la estabilidad

Esta semana que acaba de terminar ha sido buena en lo político y en lo económico, y eso es positivo para todos. En lo político porque el Congreso ha aprobado los Presupuestos Generales del Estado (PGE) y en lo económico porque, un mes más, bajan los datos del paro. Son dos noticias fantásticas que no son fruto de la casualidad, como casi nada en la vida, sino del esfuerzo constante del Gobierno y, por supuesto, de los españoles. El presupuesto que acabamos de aprobar no es el presupuesto del PP, que nadie se equivoque, es el instrumento clave para la economía del país. Es un presupuesto consensuado, riguroso y realista, frente a las propuestas disparatadas de algunos grupos de la oposición. Después de meses de incertidumbre, la aprobación de los PGE permite dotar de una mayor estabilidad al país y esto es importante, porque la estabilidad es la base del crecimiento y la creación de empleo. No es que lo diga yo, ni el Gobierno, las cifran son objetivas y lo ratifican: en mayo el paro ha descendido en 111.908 personas, dejando el número de desempleados en 3.461.128. Además, los afiliados a la Seguridad Social han crecido en 223.192, es el mejor mes de mayo desde que se tienen registros. Todavía hay tarea por hacer, pero esta es la dirección adecuada para seguir creciendo y aportando bienestar a las personas. Aunque parezca que queda ya lejano, no debemos olvidarnos que en 2012 España estaba al borde de la quiebra y ahora nuestro país lidera el crecimiento en la zona euro. Los PGE que se acaban de aprobar son los del consenso y el crecimiento, y suponen un ejercicio de responsabilidad no sólo del Gobierno de Mariano Rajoy, sino del PP y de las fuerzas políticas que han asumido este compromiso. A las que no lo han hecho les pido que reconozcan lo bueno que tienen estas cuentas públicas y que dejen de lado las posturas demagógicas y se dediquen a resolver los problemas que verdaderamente preocupan a los españoles. En eso es en lo que estamos nosotros.

Os presuposos do consenso e a estabilidade

Esta semana que acaba de rematar foi boa no político e no económico, e iso é positivo para todos. No político porque o Congreso aprobou os Presupostos Xerais do Estado (PXE) e no económico porque, un mes máis, baixan os datos do paro. Son dúas novas fantásticas que non son froito da casualidade, como case nada na vida, senón do esforzo constante do Goberno e, por suposto, dos españois. O presuposto que acabamos de aprobar non é o presuposto do PP, que ninguén se equivoque; é o instrumento clave para a economía do país. É un presuposto consensuado, rigoroso e realista, fronte ás propostas disparatadas dalgúns grupos da oposición. Logo de meses de incerteza, a aprobación dos PXE permite dotar dunha maior estabilidade ao país e isto é importante, porque a estabilidade é a base do crecemento e a creación de emprego. Non é que o diga eu, nin o Goberno; as cifran son obxectivas e ratifícano: en maio o paro descendeu en 111.908 persoas, deixando o número de desempregados en 3.461.128. Ademais, os afiliados á Seguridade Social medraron en 223.192, sendo o mellor mes de maio desde que se teñen rexistros. Aínda hai tarefa por facer, pero esta é a dirección adecuada para seguir medrando e aportando benestar ás persoas. Aínda que pareza que queda xa lonxe, non debemos esquecernos que no 2012 España estaba ao borde da quebra e agora o noso país lidera o crecemento na zona euro. Os PXE que se acaban de aprobar son os do consenso e o crecemento, e supoñen un exercicio de responsabilidade non só do Goberno de Mariano Rajoy, senón do PP e das forzas políticas que asumiron este compromiso. Ás que non o fixeron pídolles que recoñezan o bo que teñen estas contas públicas e que deixen de lado as posturas demagóxicas e se dediquen a resolver os problemas que verdadeiramente preocupan aos españois. Niso é no que estamos nós.

lunes, 22 de mayo de 2017

Orgulloso de ser gallego y español

Esta semana que acaba de terminar hemos celebrado el Día de las Letras Gallegas y no podía dejar pasar la oportunidad de utilizar estas líneas para rendir mi pequeño homenaje al gran escritor Carlos Casares, al que hemos recordado este año y también a todos los que como yo nos sentimos gallegos. Gallegos sin discusión, gallegos sin complejos, gallegos orgullosos, el 17 de mayo y siempre. El 17 de mayo lleva impresa la historia de Galicia, de nuestra lengua y de nuestra cultura. Son nuestros símbolos de unidad, aunque a veces algunos quieran utilizarlos como instrumentos de confrontación y como arma política. Yo, como la mayoría de los gallegos, entiendo el idioma como punto de encuentro, porque la lengua siempre ha unido a los pueblos y debemos esforzarnos todos para que siga siendo así. Es importante superar las diferencias y, por encima de etiquetas políticas, defender la utilidad y la importancia de nuestra lengua y nuestra cultura. El polifacético escritor y editor orensano, Carlos Casares está considerado como una de las figuras más singulares y representativas de la literatura gallega. La calidad y variedad de su obra, así como su profunda implicación en la vida social, cultural e institucional le han hecho merecedor de este reconocimiento. Ha sido y sigue siendo, a través de su vasto legado, un firme defensor del idioma y las tradiciones gallegas. Los que nos sentimos gallegos de corazón debemos recoger su herencia y contribuir, como él lo hacía, a que nuestro idioma y nuestra cultura estén presentes en el mundo. Es importante entender y defender Galicia como un proyecto de futuro y para eso necesitamos instituciones comprometidas y políticos solventes. Apoyo y comparto la tarea que en este sentido está haciendo el Presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo; porque sentirse gallego no es excluyente. Porque, en mi opinión, lo bueno es poder ser gallego y español, ciudadano gallego y universal, sin enfrentamientos.

Orgulloso de ser galego e español

Esta semana que acaba de rematar celebramos o Día das Letras Galegas e non podía deixar pasar a oportunidade de empregar estas liñas para render a miña pequena homenaxe ao gran escritor Carlos Casares, ao que lembramos este ano, e tamén a todos os que coma min nos sentimos galegos. Galegos sen discusión, galegos sen complexos, galegos orgullosos, o 17 de maio e sempre. O 17 de maio leva impresa a historia de Galicia, da nosa lingua e da nosa cultura. Son os nosos símbolos de unidade, aínda que ás veces algúns queiran empregalos como instrumentos de confrontación e como arma política. Eu, coma a maioría dos galegos, entendemos o idioma como un punto de encontro, porque a lingua sempre uniu aos pobos e debemos esforzarnos todos para que siga sendo así. É importante superar as diferenzas e, por riba de etiquetas políticas, defender a utilidade e a importancia da nosa lingua e da nosa cultura. O polifacético escritor e editor ourensán, Carlos Casares está considerado como unha das figuras máis singulares e representativas da literatura galega. A calidade e variedade da súa obra, así como a súa profunda implicación na vida social, cultural e institucional fixérono merecedor deste recoñecemento. Foi e segue sendo, a través do seu vasto legado, un firme defensor do idioma e as tradicións galegas. Os que nos sentimos galegos de corazón debemos recoller a súa herdanza e contribuír, como el o facía, a que o noso idioma e a nosa cultura estean presentes no mundo. É importante entender e defender Galicia como un proxecto de futuro e para iso necesitamos institucións comprometidas e políticos solventes. Apoio e comparto a tarefa que neste senso está facendo o Presidente da Xunta, Alberto Núñez Feijóo; porque sentirse galego non é excluínte. Porque, na miña opinión, o bo é poder ser galego e español, cidadán galego e universal, sen enfrontamentos.

lunes, 8 de mayo de 2017

El fruto del esfuerzo de todos

Hemos terminado la semana con una buena noticia para todos: el desempleo continúa descendiendo en España. Los datos del paro y afiliación registrados en el mes de abril son históricos y baten todos los records. En el pasado mes el desempleo se ha reducido en 129.281 personas, el mayor descenso nunca registrado. Coincido con nuestro presidente, Mariano Rajoy, en que los datos son alentadores y deben animarnos a continuar trabajando en la misma línea. Hoy tenemos 849.323 parados menos y 893.000 afiliados más que en diciembre de 2011, cuando asumimos el Gobierno. Las cifras nos demuestran el acierto de las políticas del Partido Popular y que los españoles no se han equivocado en su decisión de apoyar a Rajoy. En abril, todas las Comunidades Autónomas y todas las provincias han visto reducido el desempleo y esto no ha ocurrido por casualidad. Ha ocurrido como consecuencia de un trabajo bien hecho, de tener unos objetivos claros y de una reforma laboral que funciona y crea empleo gracias al esfuerzo de todos. Es el momento de continuar con un Gobierno serio y responsable que nos permita mantener el ritmo de crecimiento y creación de empleo, porque el empleo es el alma de la recuperación y sin empleo es imposible mantener el Estado del Bienestar. Es también el momento de aprobar los PGE para 2017, porque sin ellos será imposible consolidar la recuperación económica y mantener el ritmo actual de crecimiento. Por eso, una vez más, desde aquí apelo a la responsabilidad de todas las fuerzas políticas. Gracias a las reformas del PP y al esfuerzo de todos los españoles hemos conseguido recuperar el 60% de los empleos perdidos durante la crisis; pero esto no es suficiente, por eso seguiremos trabajando. Seguiremos trabajando hasta conseguir que las más de 3.5000.000 personas que todavía están en paro encuentren un puesto de trabajo y se unan a la recuperación. Este es nuestro único objetivo y continuaremos esforzándonos por conseguirlo, porque es un reto real, aunque otros se empeñen en poner trabas.