lunes, 21 de mayo de 2018

Ser gallego, una forma de ser español

Como cada 17 de mayo desde 1963, esta semana todos los gallegos celebrarmos el Día de nuestras Letras, de nuestra lengua, de nuestra cultura… Celebramos que somos y nos sentimos gallegos. Celebramos nuestras peculiaridades, nuestra idiosincrasia, nuestra singularidad como pueblo. Este año, por cuarta vez en la historia, la homenajeada ha sido una mujer: Victoria Moreno Márquez. Esta extremeña de nacimiento llegó a Galicia con 22 años y, como ella misma afirmó, se enamoró de nuestra tierra y de nuestra lengua. Es una de las voces pioneras de la narración en gallego y destacó por su trayectoria profesional y su compromiso con la enseñanza. La relación de amor de Victoria con el gallego reafirma un viejo dicho: que somos un pueblo acogedor. Galicia, la cultura gallega y la lengua gallega acogen con “agarimo” a todos los que deciden visitarla y los invita a quedarse para siempre. Incluso me atrevería a decir que a muchos, como a Victoria Moreno, los atrapa. No es una cuestión de magia, o de meigas, es que, frente a otras culturas que apuestan por excluir, los gallegos tenemos ese “don de gentes”, esa capacidad acogedora inherente a nuestra cultura. Nuestra lengua ha sido, es y será nuestra fuente de riqueza y una de nuestras señales de identidad y es una pena que muchos quieran usarlo para fomentar la división social. Algunas formaciones políticas pretenden hacer suya una celebración que es patrimonio de todos los gallegos, emplean el discurso de la lengua para obtener réditos electorales y esto no es tolerable. Afortunadamente, no han conseguido trasladar esa fractura a la sociedad gallega. Desde el Partido Popular entendemos el gallego como herramienta de cohesión y de unión de un pueblo. Defendemos que no tiene por qué haber problemas idiomáticos, que la convivencia pacífica en las instituciones y en la calle entre el gallego y el castellano es posible. Soy de los que opinan que hoy y siempre nuestra lengua debe permanecer viva y creo que debemos seguir trabajando para ello, seguir fomentando, como lo viene haciendo el actual Gobierno de la Xunta, políticas de dinamización lingüística. Yo tengo presente el gallego todos los días del año. Hablo gallego desde niño, pero también hablo castellano y uso indistintamente ambas lenguas, con total libertad. Me siento gallego de corazón y así lo hago saber allá donde voy pero también me siento español y es que para mí sentirme gallego es una forma de ser español.

Ser galego, unha forma de ser español

Como cada 17 de maio desde 1963, esta semana todos os galegos celebramos o Día das nosas Letras, da nosa lingua, da nosa cultura… Celebramos que somos e nos sentimos galegos. Celebramos as nosas peculiaridades, a nosa idiosincrasia, a nosa singularidade como pobo. Este ano, por cuarta vez na historia, a homenaxeada foi unha muller: Victoria Moreno Márquez. Esta estremeña de nacemento chegou a Galicia con 22 anos e, como ela mesma afirmou, namorouse da nosa terra e da nosa lingua. É unha das voces pioneiras da narración en galego e destacou pola súa traxectoria profesional e polo seu compromiso coa ensinanza. A relación de amor de Victoria co galego reafirma un vello dito: que somos un pobo acolledor. Galicia acolle con agarimo a todos os que deciden visitala e invítaos a quedarse para sempre. Incluso me atrevería a dicir que a moitos, como a Victoria Moreno, os atrapa. Non é unha cuestión de maxia, ou de meigas, é que, fronte a outras culturas que apostan por excluír, os galegos temos ese “don de xentes”, esa capacidade acolledora inherente á nosa cultura. A nosa lingua é, foi e será a nosa fonte de riqueza e unha das nosas sinais de identidade e é unha pena que moitos queiran usala para fomentar a división social. Algunhas formacións políticas pretenden facer súa unha celebración que é patrimonio de todos os galegos, empregan o discurso da lingua para obter réditos electorais e isto non é tolerable. Afortunadamente, non conseguiron trasladar esa fractura á sociedade galega. Desde o Partido Popular entendemos a lingua coma unha ferramenta de cohesión e de unión dun pobo. Defendemos que non ten por que haber problemas idiomáticos, que a convivencia pacífica nas institucións e na rúa entre o galego e o castelán é posible. Son dos que opinan que hoxe e sempre a nosa lingua debe permanecer viva e creo que debemos seguir traballando para iso, seguir fomentando, como o ven facendo o actual Goberno da Xunta, políticas de dinamización lingüística. Eu teño presente o galego todos os días do ano. Falo galego desde neno, pero tamén falo castelán e uso indistintamente ambas linguas, con total liberdade. Síntome galego de corazón e así o fago saber alá onde vou pero tamén me sinto español e é que para min sentirme galego é unha forma de ser español.

viernes, 11 de mayo de 2018

Dignidad, memoria y justicia

No puedo hacerlo de otra forma, hoy la primera línea de este artículo es para ellas, para las víctimas y sus familias; para todas y cada una de las víctimas de ETA. Merecen mi apoyo y el de toda la sociedad y quiero que estas primeras líneas sirvan de homenaje a todas. ETA acaba de anunciar, previo ruido mediático, su disolución. Pero que no quieran engañarnos, no es una disolución voluntaria, la banda terrorista se ha visto obligada a desaparecer. No les ha quedado más remedio que hacerlo porque se han visto acorraladas por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, la acción de la justicia y el clamor unánime de los demócratas. Ha sido la democracia, la que ha vencido al terror. Lo ha dicho nuestro Presidente, Mariano Rajoy y los etarras deben tenerlo claro: no habrá contrapartidas; no habrá impunidad. Los crímenes de ETA se seguirán investigando y las condenas se seguirán cumpliendo. La única política antiterrorista de futuro será aplicar la ley. No podemos olvidar las amenazas, las extorsiones, los tiros en la nuca, las bombas en centros comerciales, en casas cuartel, en los coches, en la calle… sin importarles a quiénes se llevaban por delante. Los asesinos siempre han sido indiferentes al sufrimiento causado, es más, su objetivo era generar el mayor terror posible. Planeaban minuciosamente atentados que pretendían ser lo más sangrientos posibles. ETA desaparece pero no el recuerdo de las víctimas ni el daño causado. Deberían haber pedido perdón y no lo han hecho. Quedan más de 300 crímenes pendientes de esclarecer y deberían colaborar para hacerlo, para que los responsables se sienten ante la justicia. ETA tiene a sus espaldas 50 años de actividad terrorista en los que se han llevado muchas vidas por delante, en los que ha roto muchas familias pero, afortunadamente, no ha conseguido ninguno de sus objetivos políticos. La unión social y el Estado de Derecho han conseguido doblegar a los asesinos. Han sido 50 años de actividad terrorista, de asesinatos injustos y crueles. Ninguno de ellos tiene justificación posible. Termino igual que comencé, recordando a todas y cada una de las víctimas y sus familias. Ellas son las únicas que merecen nuestro recuerdo y homenaje.

Dignidade, memoria e xustiza

Non podo facelo doutra forma, hoxe a primeira liña deste artigo é para elas, para as vítimas e as súas familias; para todas e cada unha das vítimas da ETA. Merecen o meu apoio e o de toda a sociedade e quero que estas primeiras liñas sirvan de homenaxe a todas elas. ETA acaba de anunciar, previo ruído mediático, a súa disolución. Pero que non queiran enganarnos, non é unha disolución voluntaria, a banda terrorista viuse obrigada a desaparecer. Non lles quedou máis remedio que facelo porque se viron acurralados polas Forzas e Corpos de Seguridade do Estado, a acción da xustiza e o clamor unánime dos demócratas. Foi a democracia a que venceu ao terror. Díxoo o noso Presidente, Mariano Rajoy, e os etarras deben telo claro: non haberá contrapartidas; non haberá impunidade. Os crimes da ETA seguiranse investigando e as condenas seguiranse cumprindo. A única política antiterrorista de futuro será aplicar a lei. Non podemos esquecer as ameazas, as extorsións, os tiros na caluga, as bombas en centros comerciais, en casas cuartel, nos coches, na rúa… sen importarlles a quen levaban por diante. Os asasinos sempre foron indiferentes ao sufrimento causado, é máis, o seu obxectivo era xerar o maior terror posible. Planeaban minuciosamente atentados que pretendían ser o máis sanguentos posibles. ETA desaparece pero non a lembranza ás vítimas nin o dano causado. Deberían ter pedido perdón e non o fixeron. Quedan más de 300 crimes pendentes de esclarecer e deberían colaborar para facelo, para que os responsables se senten ante a xustiza. ETA ten ás súas costas 50 anos de actividade terrorista nos que levaron moitas vidas por diante, nos que romperon moitas familias pero, afortunadamente, non conseguiron ningún dos seus obxectivos políticos. A unión social e o Estado de Dereito conseguiron dobregar aos asasinos. Foron 50 anos de actividade terrorista, de asasinatos inxustos e crueis. Ningún deles ten xustificación posible. Remato igual que comecei, lembrando a todas e cada unha das vítimas e ás súas familias. Elas son las únicas que merecen o noso recordo e homenaxe.

viernes, 27 de abril de 2018

Reconocimiento a más de un siglo de información

Suelo aprovechar estas líneas para exponer mi opinión sobre temas de interés político y social pero hoy quiero utilizarlas para felicitar al periódico en el que estoy escribiendo por su doble aniversario, ya que este año se cumplen 110 años de su nacimiento y además se acaba de celebrar la XXV edición de los premios Puro Cora, a la que he tenido el placer de asistir. El periodista Manuel Campo Vidal, al que también felicito desde aquí, ha sido el galardonado en esta vigésimo quinta edición de un premio que nació de la mano de El Progreso con el objetivo de reconocer la trayectoria de personalidades del mundo de la comunicación, o iniciativas vinculadas con los medios informativos. Nadie pone en duda hoy en día la importancia de los medios en nuestra sociedad; son una pata más de la democracia sin la cual el equilibrio del sistema se rompería. El buen periodismo, el periodismo veraz, es imprescindible. Sin embargo, asistimos con cierto vértigo a la proliferación de noticias falsas, las conocidas como fake news, que campan a sus anchas por las redes sociales, generando desinformación y manipulando a la opinión pública. Todos, políticos y periodistas, debemos asumir nuestra responsabilidad para erradicar este tipo de noticias que dañan la esencia misma del periodismo, atacan a la democracia y, en muchos casos, calumnian de forma directa a personas públicas y/o anónimas. Desde el PP hemos propuesto en el Congreso de los Diputados una Proposición no de Ley para acabar con las fake news. No se puede permitir que unos pocos, amparándose en la libertad que ofrecen las redes sociales, pongan en riesgo la credibilidad de la profesión periodística. Lo recordó en su discurso Campo Vidal afirmando que en un mundo de noticias falsas “El Progreso es un periódico que se parece a un periódico, en un momento en el que no muchos medios pueden decir esto". Nació en 1908 con el objetivo de contar todo aquello que sucedía en la provincia y hoy, más de un siglo después, sigue informándonos a todos los lucenses con rigor y se ha convertido, por méritos propios, en un referente informativo y cultural en el ámbito de la comunicación en Galicia. Enhorabuena.  

Recoñecemento a máis dun século de información

Adoito aproveitar estas liñas para expoñer a miña opinión sobre temas de interese político e social pero hoxe quero empregalas para felicitar ao xornal no que estou escribindo polo seu dobre aniversario, xa que este ano fanse 10 años do seu nacemento e ademais acábase de celebrar a XXV edición dos premios Puro Cora, á que tiven o pracer de asistir. O xornalista Manuel Campo Vidal, ao que tamén felicito desde aquí, foi o galardoado nesta vixésimo quinta edición dun premio que naceu da man de El Progreso co obxectivo de recoñecer a traxectoria de personalidades do mundo da comunicación, ou iniciativas vencelladas cos medios informativos. Ninguén pon en dúbida hoxe en día a importancia dos medios na nosa sociedade; son unha pata máis da democracia sen a cal o equilibrio do sistema quebraríase. O bo periodismo, o periodismo veraz, é imprescindible. Porén, asistimos con certa vertixe á proliferación de noticias falsas, as coñecidas como fake news, que campan as súas anchas polas redes sociais, xerando desinformación e manipulando á opinión pública. Todos, políticos e periodistas, debemos asumir a nosa responsabilidade para erradicar este tipo de noticias que danan a esencia mesma do xornalismo, atacan a democracia e, en moitos casos, calumnian de forma directa a persoas públicas e/ou anónimas. Desde o PP propuxemos no Congreso dos Deputados unha Proposición non de Lei para acabar coas fake news. Non se pode permitir que uns poucos, amparándose na liberdade que ofrecen as redes sociais, poñan en risco a credibilidade da profesión periodística. Lembrouno no seu discurso Campo Vidal afirmando que nun mundo de noticias falsas “El Progreso é un periódico que se parece a un periódico, nun momento no que non moitos medios poden dicir isto". Naceu en 1908 co obxectivo de contar todo aquilo que sucedía na provincia e hoxe, máis dun século despois, segue informándonos a todos os lucenses con rigor e converteuse, por méritos propios, nun referente informativo e cultural no ámbito da comunicación en Galicia. Parabéns.

lunes, 9 de abril de 2018

Los presupuestos más sociales

El Proyecto de Ley de Presupuestos ha iniciado ya su tramitación en el Congreso y yo apelo a la responsabilidad de todos los partidos para que finalmente pueda ser aprobado. No porque sean unos presupuestos presentados por un Gobierno del Partido Popular, sino porque son unas cuentas pensadas para la mejora del bienestar social y económico. Encadenar cuatro años de crecimiento económico y creación de empleo han permitido presentar unos presupuestos expansivos y con carácter eminentemente social. No en vano 7 de cada 10 euros se destinan a gasto social, lo que los convierte en los presupuestos más sociales de toda la historia. Cualquiera que estudie con detalle las cuentas no puede negar esta realidad. Los PGE para 2018 tienen como objetivos fundamentales no dejar a los más vulnerables fuera de la recuperación y restablecer el bienestar de las clases medias, que son el verdadero motor de nuestro país y el elemento vertebrador imprescindible de nuestra sociedad. Me siento gratificado al poder decir que las cuentas presentadas por Mariano Rajoy cumplen con el compromiso del Partido Popular de bajar impuestos; cumplen con los acuerdos que firmamos con los agentes sociales y funcionarios públicos; cumplen con nuestros jóvenes (incluyen la mayor inversión en becas de la historia de España) y con nuestros mayores (subiendo las pensiones más bajas un 3%, el doble del IPC esperado). También me satisface poder decir que son unos presupuestos buenos para mi provincia. Más del 46% de la población lucense se verá beneficiada de forma directa por las actuaciones contempladas en las cuentas de Rajoy. 122.000 pensionistas de Lugo, 9 de cada 10, verán incrementada su pensión. En la misma situación se encuentran los 30.000 funcionarios de la provincia; los 29.000 viudos y viudas lucenses y los más de 1.350 efectivos de las fuerzas de seguridad que experimentarán una equiparación salarial significativa. No se puede pasar por alto la partida destinada a luchar contra la violencia de género. Si se aprueban estas cuentas, España destinará el mayor presupuesto de su historia para luchar contra uno de los principales retos de nuestra sociedad. Por todo ello, hago un llamamiento al Partido Socialista para que actúe con seriedad y rigor. Pido a Pedro Sánchez que reflexione y se aleje del “no es no”, que piense en el interés general y no en el suyo propio y apoye las cuentas presentadas por el Gobierno Mariano Rajoy.