lunes, 22 de mayo de 2017

Orgulloso de ser gallego y español

Esta semana que acaba de terminar hemos celebrado el Día de las Letras Gallegas y no podía dejar pasar la oportunidad de utilizar estas líneas para rendir mi pequeño homenaje al gran escritor Carlos Casares, al que hemos recordado este año y también a todos los que como yo nos sentimos gallegos. Gallegos sin discusión, gallegos sin complejos, gallegos orgullosos, el 17 de mayo y siempre. El 17 de mayo lleva impresa la historia de Galicia, de nuestra lengua y de nuestra cultura. Son nuestros símbolos de unidad, aunque a veces algunos quieran utilizarlos como instrumentos de confrontación y como arma política. Yo, como la mayoría de los gallegos, entiendo el idioma como punto de encuentro, porque la lengua siempre ha unido a los pueblos y debemos esforzarnos todos para que siga siendo así. Es importante superar las diferencias y, por encima de etiquetas políticas, defender la utilidad y la importancia de nuestra lengua y nuestra cultura. El polifacético escritor y editor orensano, Carlos Casares está considerado como una de las figuras más singulares y representativas de la literatura gallega. La calidad y variedad de su obra, así como su profunda implicación en la vida social, cultural e institucional le han hecho merecedor de este reconocimiento. Ha sido y sigue siendo, a través de su vasto legado, un firme defensor del idioma y las tradiciones gallegas. Los que nos sentimos gallegos de corazón debemos recoger su herencia y contribuir, como él lo hacía, a que nuestro idioma y nuestra cultura estén presentes en el mundo. Es importante entender y defender Galicia como un proyecto de futuro y para eso necesitamos instituciones comprometidas y políticos solventes. Apoyo y comparto la tarea que en este sentido está haciendo el Presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo; porque sentirse gallego no es excluyente. Porque, en mi opinión, lo bueno es poder ser gallego y español, ciudadano gallego y universal, sin enfrentamientos.

Orgulloso de ser galego e español

Esta semana que acaba de rematar celebramos o Día das Letras Galegas e non podía deixar pasar a oportunidade de empregar estas liñas para render a miña pequena homenaxe ao gran escritor Carlos Casares, ao que lembramos este ano, e tamén a todos os que coma min nos sentimos galegos. Galegos sen discusión, galegos sen complexos, galegos orgullosos, o 17 de maio e sempre. O 17 de maio leva impresa a historia de Galicia, da nosa lingua e da nosa cultura. Son os nosos símbolos de unidade, aínda que ás veces algúns queiran empregalos como instrumentos de confrontación e como arma política. Eu, coma a maioría dos galegos, entendemos o idioma como un punto de encontro, porque a lingua sempre uniu aos pobos e debemos esforzarnos todos para que siga sendo así. É importante superar as diferenzas e, por riba de etiquetas políticas, defender a utilidade e a importancia da nosa lingua e da nosa cultura. O polifacético escritor e editor ourensán, Carlos Casares está considerado como unha das figuras máis singulares e representativas da literatura galega. A calidade e variedade da súa obra, así como a súa profunda implicación na vida social, cultural e institucional fixérono merecedor deste recoñecemento. Foi e segue sendo, a través do seu vasto legado, un firme defensor do idioma e as tradicións galegas. Os que nos sentimos galegos de corazón debemos recoller a súa herdanza e contribuír, como el o facía, a que o noso idioma e a nosa cultura estean presentes no mundo. É importante entender e defender Galicia como un proxecto de futuro e para iso necesitamos institucións comprometidas e políticos solventes. Apoio e comparto a tarefa que neste senso está facendo o Presidente da Xunta, Alberto Núñez Feijóo; porque sentirse galego non é excluínte. Porque, na miña opinión, o bo é poder ser galego e español, cidadán galego e universal, sen enfrontamentos.

lunes, 8 de mayo de 2017

El fruto del esfuerzo de todos

Hemos terminado la semana con una buena noticia para todos: el desempleo continúa descendiendo en España. Los datos del paro y afiliación registrados en el mes de abril son históricos y baten todos los records. En el pasado mes el desempleo se ha reducido en 129.281 personas, el mayor descenso nunca registrado. Coincido con nuestro presidente, Mariano Rajoy, en que los datos son alentadores y deben animarnos a continuar trabajando en la misma línea. Hoy tenemos 849.323 parados menos y 893.000 afiliados más que en diciembre de 2011, cuando asumimos el Gobierno. Las cifras nos demuestran el acierto de las políticas del Partido Popular y que los españoles no se han equivocado en su decisión de apoyar a Rajoy. En abril, todas las Comunidades Autónomas y todas las provincias han visto reducido el desempleo y esto no ha ocurrido por casualidad. Ha ocurrido como consecuencia de un trabajo bien hecho, de tener unos objetivos claros y de una reforma laboral que funciona y crea empleo gracias al esfuerzo de todos. Es el momento de continuar con un Gobierno serio y responsable que nos permita mantener el ritmo de crecimiento y creación de empleo, porque el empleo es el alma de la recuperación y sin empleo es imposible mantener el Estado del Bienestar. Es también el momento de aprobar los PGE para 2017, porque sin ellos será imposible consolidar la recuperación económica y mantener el ritmo actual de crecimiento. Por eso, una vez más, desde aquí apelo a la responsabilidad de todas las fuerzas políticas. Gracias a las reformas del PP y al esfuerzo de todos los españoles hemos conseguido recuperar el 60% de los empleos perdidos durante la crisis; pero esto no es suficiente, por eso seguiremos trabajando. Seguiremos trabajando hasta conseguir que las más de 3.5000.000 personas que todavía están en paro encuentren un puesto de trabajo y se unan a la recuperación. Este es nuestro único objetivo y continuaremos esforzándonos por conseguirlo, porque es un reto real, aunque otros se empeñen en poner trabas.

O froito do esforzo de todos

Rematamos a semana cunha boa nova para todos: o desemprego continúa descendendo en España. Os datos do paro e de afiliación rexistrados no mes de abril son históricos e baten todas as marcas. No pasado mes o desemprego reduciuse en 129.281 persoas, o maior descenso nunca rexistrado. Coincido co noso presidente, Mariano Rajoy, en que os datos son alentadores e deben animarnos a continuar traballando na mesma liña. Hoxe temos 849.323 parados menos e 893.000 afiliados máis que en decembro de 2011, cando asumimos o Goberno. As cifras amósannos o acerto das políticas do Partido Popular e que os españois non se equivocaron na súa decisión de apoiar a Rajoy. En abril, todas as Comunidades Autónomas e todas as provincias viron reducido o desemprego e isto non ocorreu por casualidade. Ocorreu como consecuencia dun traballo ben feito, de ter uns obxectivos claros e dunha reforma laboral que funciona e crea emprego grazas ao esforzo de todos. É o momento de continuar cun Goberno serio e responsable que nos permita manter o ritmo de crecemento e creación de emprego, porque o emprego é a alma da recuperación e sen emprego é imposible manter o Estado do Benestar. É tamén o momento de aprobar os PXE para 2017, porque sen eles será imposible consolidar a recuperación económica e manter o ritmo actual de crecemento. Por iso, unha vez máis, desde aquí apelo á responsabilidade de todas as forzas políticas. Grazas ás reformas do PP e ao esforzo de todos os españois conseguimos recuperar o 60% dos empregos perdidos durante a crise; pero isto non é suficiente, por iso seguiremos traballando. Seguiremos traballando ata conseguir que as máis de 3.5000.000 persoas que aínda están en paro encontren un posto de traballo e se unan á recuperación. Este é o noso único obxectivo e continuaremos facendo esforzos para conseguilo, porque é un reto real, aínda que outros se empeñen en poñer trabas.

martes, 25 de abril de 2017

Apoyo sin fisuras a Venezuela

Varios fallecidos y multitud de heridos. Este es el balance de la situación crítica que atraviesa Venezuela y que se ha recrudecido con las manifestaciones de los últimos días. El chavismo ha impulsado al país a la sin salida; Nicolás Maduro y antes Hugo Chávez, han condenado a Venezuela y han llevado a los ciudadanos a la insoportable situación que viven hoy. Millones de personas que piden el restablecimiento de la democracia han salido a la calle y el Gobierno ha decidido contrarrestar las marchas con dureza, empleando todos los instrumentos de represión que tiene a su alcance. El régimen bolivariano ha hecho propia la vulneración de los derechos humanos; ninguno de los valores esenciales de la democracia está presente hoy en día en Venezuela. La crisis no es solo política, sino también económica y humanitaria: el 60% de la población no puede comer tres veces al día y el acceso a los medicamentos es cada vez más difícil. El Partido Popular no puede ni quiere permanecer ajeno a esta dramática situación, por ello esta semana el Grupo Popular presentará en el pleno del Senado una moción pidiendo la inmediata liberación de todos los presos políticos venezolanos, la restitución de todas las competencias a la Asamblea Nacional y la celebración de elecciones. Nuestro compromiso con Venezuela no es nuevo, en los últimos doce años el GPP ha impulsado más de 50 debates en la Cámara Alta denunciando la deriva totalitaria del Gobierno venezolano. Tampoco es nueva la posición de algunas otras formaciones políticas que se niegan a condenar las atrocidades del régimen bolivariano. Esta semana tendrán que hacerlo en el debate en el hemiciclo, tendrán que decir si apoyan la democracia o si son partidarios de las posiciones dictatoriales y radicales que han llevado al caos a Venezuela. En ningún caso se pueden respaldar, ni dar connivencia con el silencio, las torturas y violaciones de los derechos fundamentales. Por eso es necesaria la condena rotunda de todas las fuerzas políticas parlamentarias españolas, igual que es necesario el esfuerzo de toda la comunidad internacional para conseguir la apertura de un diálogo entre gobierno y oposición que permita la reconciliación entre venezolanos y devuelva la democracia al país.  

Apoio sen fisuras a Venezuela

Varios mortos e multitude de feridos. Este é o balance da situación crítica que atravesa Venezuela e que recruou coas manifestacións dos últimos días. O chavismo impulsou ao país á sen saída; Nicolás Maduro e antes Hugo Chávez, condenaron a Venezuela e levaron aos cidadáns á insoportable situación que viven hoxe. Millóns de persoas que piden o restablecemento da democracia saíron á rúa e o Goberno decidiu contrarrestar as marchas con dureza, empregando todos os instrumentos de represión que ten ao seu alcance. O réxime bolivariano fixo propia a vulneración dos dereitos humanos; ningún dos valores esenciais da democracia está presente hoxe en día en Venezuela. A crise non é só política, senón tamén económica e humanitaria: o 60% da poboación non pode comer tres veces ao día e o acceso aos medicamentos é cada vez máis difícil. O Partido Popular non pode nin quere permanecer alleo a esta dramática situación, por iso esta semana o Grupo Popular presentará no pleno do Senado unha moción pedindo a inmediata liberación de todos os presos políticos venezolanos, a restitución de todas as competencias á Asemblea Nacional e a celebración de eleccións. O noso compromiso con Venezuela non é novo, nos últimos doce años o GPP impulsou máis de 50 debates na Cámara Alta denunciando a deriva totalitaria do Goberno venezolano. Tampouco é nova a posición de algunhas outras formación políticas que se negan a condenar as atrocidades do réxime bolivariano. Esta semana terán que facelo no debate no hemiciclo, terán que dicir se apoian a democracia ou se son partidarios das posición ditatoriais e radicais que levaron ao caos a Venezuela. En ningún caso se poden apoiar, nin dar conivencia co silencio, as torturas e violacións dos dereitos fundamentais. Por iso é necesaria a condena rotunda de todas as forzas políticas parlamentarias españolas, igual que é necesario o esforzo de toda a comunidade internacional para conseguir a apertura dun diálogo entre goberno e oposición que permita a reconciliación entre venezolanos e devolva a democracia ao país.

lunes, 3 de abril de 2017

Los presupuestos del diálogo

El Congreso recibirá mañana los Presupuestos Generales del Estado (PGE) que el Consejo de Ministros aprobó el viernes. El Gobierno ha alcanzado un importante acuerdo con Ciudadanos, y continúa trabajando para conseguir que otras fuerzas políticas se sumen. Todavía hay tiempo para los pactos. El Ejecutivo de Mariano Rajoy ha mostrado reiteradamente su disposición al diálogo, pero ese diálogo tiene que ser recíproco y hay otros que se mantienen en el “no es no”. Sería importante que dejaran de lado sus intereses partidistas y apostaran por el bienestar de todos los españoles. Desde aquí pido, una vez más, colaboración a todos aquellos partidos políticos sensatos; les pido que actúen con sentido común y con visión de futuro. Los de 2017 son unos presupuestos especialmente importantes para España y pueden ser también un buen ejemplo del diálogo y el talante negociador que, sin duda, tiene que marcar esta etapa. España necesita aprobar los PGE para mantener la fórmula del crecimiento y consolidar la recuperación económica. El Ejecutivo ha hecho los deberes, ha cumplido con el cometido que le asignaron en las urnas los españoles. Ahora solo falta que la oposición actúe con seriedad y sensatez y permita que las cuentas públicas salgan adelante. Además, la aprobación de los presupuestos contribuirá a reforzar la imagen de estabilidad de nuestro país en Europa. Una imagen que ya se ha visto mejorada por el dato que acabamos de conocer y que ratifica el compromiso del Gobierno del PP que, con el esfuerzo de todos los españoles, ha conseguido que el déficit de las Administraciones Públicas se haya reducido hasta el 4,3% del PIB en 2016, cumpliendo, por lo tanto, el objetivo fijado. Está claro que la responsabilidad de aprobar los PGE no es solo del Gobierno, sino de todas las fuerzas políticas. Las que decidan enrocarse en posiciones partidistas y poner trabas tendrán que explicar al conjunto de la sociedad porqué lo hacen. Yo espero que impere la cordura y el sentido del bienestar colectivo para que España pueda tener, antes del verano, unos presupuestos que dejen atrás las incertidumbres y permitan seguir avanzando. Desde luego, el Gobierno y el PP continuarán haciendo todo lo posible para que esto sea así.