martes, 13 de septiembre de 2016

Para que Galicia sea una excepción

Dentro de dos semanas los gallegos tenemos que decidir quién queremos que nos gobierne. La decisión es fácil: o el actual Presidente y líder del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo, o un conjunto de partidos liderados por la extrema izquierda que solo pueden aportar inestabilidad. El PP sabe lo que es gobernar y es la única opción de gobierno estable. Somos el único partido que nos presentamos con un programa para aplicar desde el primer día y durante los próximos cuatro años y somos también los únicos que nos presentamos con el aval de la buena gestión de estas dos últimas legislaturas. El PPdeG cuenta con un programa centrado en las personas con más de 1.400 medidas que buscan consolidar el crecimiento; frente a esto solo hay una hoja en blanco sin ningún tipo de experiencia en la gestión: Frente al PP solo hay desgobierno. Nuestro programa es un gran pacto con los gallegos, sin vetos ni líneas rojas. Votar al PP es votar por la estabilidad y la unidad; por el empleo y el bienestar, por la seguridad y la certidumbre. Tenemos proyecto, programa y partido y la única alternativa a que gobierne Núñez Feijóo es que lo haga En Marea con el apoyo del PSOE y con la entrada de nuevo en el gobierno del nacionalismo. Una mayoría suficiente para el Partido Popular es la única forma de que se constituya un gobierno coherente; lo contrario supondría dejar a Galicia sumida en un lío de partidos que no se entienden ni entre ellos ni dentro de sus propias filas. Las encuestas se deben tomar con cautela y prudencia. Aunque es difícil, no es imposible alcanzar una nueva mayoría absoluta y para lograrlo tenemos que trabajar duro y conseguir el apoyo de todos aquellos que quieren que Galicia siga siendo una excepción, una excepción en positivo. Frente al “no es no” que se ha instaurado en España, en Galicia Alberto Núñez Feijóo ha aplicado la política del “sí”, una política que ha permitido sacar adelante proyectos beneficiosos para los gallegos. Ahora hay 85.000 parados menos que hace cuatro años, el naval cuenta con carga de trabajo acreditada, tenemos hospitales nuevos y Lugo va camino de convertirse en un referente mundial de la innovación aeronáutica. El próximo 25-S “Feijóo en Galicia sí”.

Para que Galicia sexa unha excepción

Dentro de dúas semanas os galegos temos que decidir quén queremos que nos goberne. A decisión é sinxela: ou o actual Presidente e líder do PPdeG, Alberto Núñez Feijóo, ou un conxunto de partidos liderados pola extrema esquerda que so poden aportar inestabilidade. O PP sabe o que é gobernar e é a única opción de goberno estable. Somos o único partido que nos presentamos cun programa para aplicar desde o primeiro día e durante os próximos catro anos e somos tamén os únicos que nos presentamos co aval da boa xestión destas dúas últimas lexislaturas. O PPdeG conta cun programa centrado nas persoas con máis de 1.400 medidas que buscan consolidar o crecemento; fronte a isto so hai unha folla en branco sen ningún tipo de experiencia na xestión: Fronte ao PP so hai desgoberno. O noso programa é un gran pacto cos galegos, sen vetos nin liñas vermellas. Votar ao PP é votar pola estabilidade e a unidade; polo emprego e o benestar, pola seguridade e a certeza. Temos proxecto, programa e partido e a única alternativa a que goberne Núñez Feijóo é que o faga En Marea co apoio do PSOE e coa entrada de novo no goberno do nacionalismo. Unha maioría suficiente para o Partido Popular é a única forma de que se constitúa un goberno coherente; o contrario suporía deixar a Galicia sumida nunha maraña de partidos que non se entenden nin entre eles nin dentro das súas propias filas. As enquisas débense tomar con cautela e prudencia. Aínda que é difícil, non é imposible acadar unha nova maioría absoluta e para logralo temos que traballar duro e conseguir o apoio de todos aqueles que queren que Galicia siga sendo unha excepción, unha excepción en positivo. Fronte ao “non é non” que se instaurou en España, en Galicia Alberto Núñez Feijóo aplicou a política do “si”, unha política que permitiu sacar adiante proxectos beneficiosos para os galegos. Agora hai 85.000 parados menos que hai catro anos, o naval conta con carga de traballo acreditada, temos hospitais novos e Lugo vai camiño de converterse nun referente mundial da innovación aeronáutica. O próximo 25-S “Feijóo en Galicia si”.

jueves, 1 de septiembre de 2016

Por responsabilidad, por los españoles

La necesidad de un Gobierno en España es cada vez más acuciante, los españoles así lo manifiestan y asuntos tan importantes como la elaboración de unos Presupuestos no pueden esperar más. Para poner fin a esta situación hay un Partido y un presidente que está poniendo toda la carne en el asador y no van a abandonar el intento de que España tenga un Gobierno serio, responsable y que responda a las necesidades de los españoles. Este partido es el Partido Popular y su presidente Mariano Rajoy, quien recibió el apoyo mayoritario y el encargo tras las elecciones del 26 J de dirigir y marcar el rumbo de España. El PP es un partido fuerte y cohesionado, con un presidente leal y responsable que se preocupa de los más de 46 millones de españoles; en contraposición a otros, como Pedro Sánchez, que tristemente sigue pensando en sí mismo. El próximo 30 de agosto, Mariano Rajoy responderá al encargo del Rey y al mandato de las urnas y se someterá a la sesión de investidura con la clara y decidida intención de que España tenga un Gobierno que funcione y no en funciones. Para ello, el PP está demostrando sobradamente que sabe dialogar, que quiere pactar y que busca, con la mano tendida a otras formaciones políticas, para que los españoles tengan un Gobierno que afronte los retos y las preocupaciones de la gran mayoría. Ahora bien, la pelota está en el tejado del PSOE. Pedro Sánchez debe dejar de pensar en sí mismo y mirar por los intereses generales de España, ya que en este momento histórico al PSOE le corresponde dar una salida a la situación de bloqueo en la que nos encontramos y evitar así ir a unas terceras elecciones. Por responsabilidad, por los españoles y en consecuencia de lo que las urnas reafirmaron con fuerza el pasado 26 J, el PSOE y Pedro Sánchez deben anteponer los intereses generales de España a los suyos propios, salir de la sinrazón del ‘no’ que practican por sistema y permitir que España tenga Gobierno y no vayamos así unas terceras elecciones, que es lo que el PP y Mariano Rajoy estamos intentando evitar con todas nuestras fuerzas.

Por responsabilidade, polos españois

A necesidade dun Goberno en España é cada vez máis urxente, os españois así o manifestan e asuntos tan importantes coma a elaboración duns orzamentos non poden agardar máis. Para poñer fin a esta situación hai un Partido e un presidente que está poñendo toda a carne no asador e non vai abandonar o intento de que España teña un Goberno serio, responsable e que responda ás necesidades dos españois. Este partido é o Partido Popular e o seu presidente Mariano Rajoy, que recibiu o apoio maioritario e o encargo tralas eleccións do 26 X de dirixir e marcar o rumbo de España. O PP é un partido forte e unido, cun presidente leal e responsable que se preocupa dos máis de 46 millóns de españois; en contraposición a outros, coma Pedro Sánchez, que tristemente segue pensando en si mesmo. O próximo 30 de agosto, Mariano Rajoy responderá ao encargo do Rei e ao mandato das urnas e someterase á sesión de investidura coa clara e decidida intención de que España teña un Goberno que funcione e non en funcións. Para isto, o PP está demostrando sobradamente que sabe dialogar, que quere pactar e que busca, coa man tendida a outras formacións políticas, para que os españois teñan un Goberno que afronte os retos e as preocupacións da gran maioría. Agora ben, a pelota está no tellado do PSOE. Pedro Sánchez debe deixar de pensar en si mesmo e mirar polos intereses xerais de España, xa que neste momento histórico ao PSOE correspóndelle dar unha saída á situación de bloqueo na que nos encontramos e evitar así ir a unhas terceiras eleccións. Por responsabilidade, polos españois e en consecuencia do que as urnas reafirmaron con forza o pasado 26 X, o PSOE e Pedro Sánchez deben antepoñer os intereses xerais de España aos seus propios, saír da senrazón do ‘non’ que practican por sistema e permitir que España teña Goberno e non vaiamos así a unhas terceiras eleccións, que é o que o PP e Mariano Rajoy estamos intentando evitar con todas as nosas forzas.

jueves, 18 de agosto de 2016

ESTABILIDAD O DESGOBIERNO Con su decisión de hacer coincidir los comicios en Galicia con los vascos, Alberto Núñez Feijóo ha vuelto a demostrar que los intereses de los gallegos están por encima de todo. El PPdeG tiene enfrente a un conjunto de formaciones que todavía no han hablado ni de programas ni de proyectos para Galicia, porque la mayoría están aún decidiendo su fórmula organizativa. Solo hay que ver el proceso de casting, a modo de reality televisivo, que han llevado a cabo. En En Marea, abanderada de la celebración de primarias, han sido los alcaldes de Santiago, Ferrol y A Coruña los que han elegido al magistrado Luis Villares sin consultar con la militancia, consiguiendo así su propósito de apartar a Beiras de la vida política. Villares, el candidato teledirigido, es un ejemplo más de lo que la nueva política entiende por democracia. Las Mareas y la formación de Pablo Iglesias han esperado hasta el último instante para decidir de qué manera se presentarán a las elecciones y han tomado la decisión a la desesperada. Por su parte, el BNG afronta los comicios con los deberes hechos, pero sin saber si ha tocado fondo en su pérdida de apoyos electorales. En el PSdeG madrugaron para escoger a su candidato, Joaquín Fernández Leiceaga, pero parece que ahora ni ellos lo consideran adecuado. Las decisiones de la gestora, que dirige el partido tras la marcha de Gómez Besteiro y del candidato electo Leiceaga se imponen en las provincias de A Coruña y Lugo, pero no así en la de Pontevedra, donde Abel Caballero sigue llevando la voz cantante. Mientras, en Ourense todavía perdura la sombra del exsecretario Pachi Vázquez. Este es el desmembrado panorama de la izquierda en Galicia; frente a esto el PPdeG continúa siendo un partido sólido y unido, con años de trayectoria, que no tiene dificultades internas y que pude dedicar todo el tiempo a lo que realmente importa: Galicia y los gallegos. El modelo que nos espera si Alberto Núñez Feijóo no consigue una mayoría suficiente para mantenerse al frente de la Xunta es el de un popurrí de partidos con incapacidad demostrada para llegar a acuerdos incluso dentro de sus propias formaciones.
ESTABILIDADE OU DESGOBERNO Coa súa decisión de facer coincidir os comicios en Galicia cos vascos, Alberto Núñez Feijóo volve a demostrar que os intereses dos galegos están por enriba de todo. O PPdeG ten enfronte a un conxunto de formacións que non falaron nin de programas nin de proxectos para Galicia, porque a maioría están aínda decidindo a súa fórmula organizativa. Só hai que ver o proceso de casting, a modo de show televisivo, que levaron a cabo. En En Marea, abandeirada da celebración de primarias, foron os alcaldes de Santiago, Ferrol e A Coruña os que elixiron ao maxistrado Luis Villares sen consultar coa militancia, conseguindo así o seu propósito de apartar a Beiras da vida política. Villares, o candidato teledirixido, é un exemplo máis do que a nova política entende por democracia. As Mareas e a formación de Pablo Iglesias esperaron ata o último instante para decidir de qué xeito se presentarán ás eleccións e tomaron a decisión á desesperada. Pola súa banda, o BNG afronta os comicios cos deberes feitos, pero sen saber se tocou fondo na súa perda de apoios electorais. No PSdeG madrugaron para escoller ao seu candidato, Joaquín Fernández Leiceaga, pero parece que agora nin eles o consideran axeitado. As decisións da xestora, que dirixe o partido trala marcha de Gómez Besteiro e as do candidato electo Leiceaga impóñense nas provincias de A Coruña e Lugo, pero non así na de Pontevedra, onde Abel Caballero segue levando a voz cantante. Mentres, en Ourense aínda perdura a sombra do exsecretario Pachi Vázquez. Este é o desmembrado panorama da esquerda en Galicia; fronte a isto o PPdeG continúa sendo un partido sólido e unido, con anos de traxectoria, que non ten dificultades internas e que pode adicar todo o tempo ao que realmente importa: Galicia e os galegos. O modelo que nos espera se Alberto Núñez Feijóo non consegue unha maioría suficiente para mantenerse á fronte da Xunta é o dun popurrí de partidos con incapacidade demostrada para chegar a acordos incluso dentro da súas propias formacións.

martes, 2 de agosto de 2016

Diálogo y voluntad de entendimiento

España lleva siete meses de interinidad política y la situación actual no puede ni debe prolongarse más tiempo. Necesitamos, con urgencia, un Gobierno estable que sea capaz de hacer frente a los principales retos de nuestro país. Esto no es algo nuevo, llevamos meses diciéndolo y lo ha recordado nuestro presidente Mariano Rajoy tras su reunión con el Rey Felipe VI. Lo único nuevo, es que el Monarca ha pedido a Rajoy que intente formar un Gobierno estable y en eso continuamos trabajando. En el PP estamos dispuestos a negociar con el único objetivo de alcanzar un gobierno basado en los valores constitucionales y en el consenso del proyecto europeo. Es tiempo de diálogo y de voluntad de entendimiento; todos debemos actuar con sentido común y con lealtad porque no podemos permitirnos, bajo ningún concepto, una nueva legislatura fallida. Mariano Rajoy ya ha dado el primer paso, ha enviado a las fuerzas políticas un documento de trabajo con propuestas para un programa de Gobierno compartido. Es una propuesta abierta al diálogo y al pacto, un documento para la negociación que permita alcanzar consensos. Los políticos tenemos una responsabilidad adquirida con los españoles, la responsabilidad de dialogar y llegar a acuerdos, porque eso es lo que nos han pedido en las urnas. De ninguna manera podemos permitir que haya una nueva convocatoria electoral. Lo democrático y lo sensato es que el PP lidere ese nuevo Gobierno, porque tiene 52 escaños más que el segundo partido. Es una cuestión de sentido común, España necesita un Gobierno para mantener la estabilidad institucional y la imagen internacional; para garantizar la seguridad y permitir continuar con la senda del crecimiento económico. Los datos de la EPA que acabamos de conocer revelan que en los últimos 12 meses se han creado 434.000 puestos de trabajo y que la tasa de paro se sitúa en el 20%. Esto es fruto del esfuerzo de todos y en esta línea debemos seguir trabajando, pero para eso necesitamos un Gobierno solvente. Mariano Rajoy no puede decirlo más claro: quiere gobernar y por eso continuará en su empeño de establecer consensos que se lo permitan. Tiene la legitimidad de las urnas, el aval de un trabajo bien hecho y el apoyo de todo el Partido Popular. Falta que el resto de fuerzas políticas actúen con altura de miras y sentido de la responsabilidad, acatando la decisión de los españoles. Confío en que esto sea posible y que España pueda tener más pronto que tarde, un Gobierno que permita retomar la normalidad democrática.