lunes, 28 de noviembre de 2016

Recuerdo a una amiga

Me gustaría no tener que hacerlo, pero hoy quiero que estas líneas sirvan de recuerdo a una amiga. Esta semana hemos tenido que despedirnos de nuestra compañera Rita Barberá; para mí era más que eso, era una amiga, una gran persona y una política decente. A su funeral no hemos ido políticos, hemos ido amigos; no ha sido una representación protocolaria, sino la despedida de una amiga a la que aprecias. Rita conquistó cinco mayorías absolutas y fue alcaldesa durante 24 años. Cambió una ciudad por completo, reinventó Valencia, de ahí las muestras de afecto póstumas que le han trasladado miles y miles de valencianos. No sé si su infarto fue consecuencia directa de la presión a la que estaba siendo sometida, pero sí sé que estos últimos meses Rita Barberá sufrió mucho. Como amigo y como político espero que su muerte nos sirva para reflexionar; no es momento de repartir culpas, pero sí hacer una reflexión social e individual. En mi opinión, partidos y medios de comunicación debemos plantearnos cuáles son los límites y lo acertado de establecer veredictos de culpabilidad anticipados. Rita Barberá ha muerto sin ni siquiera recibir un suplicatorio de procesamiento, inmersa en proceso judicial y víctima del acoso mediático. La crítica y la labor de información de los medios son imprescindibles en democracia, pero debemos plantearnos si algunos formatos, sobre todo televisivos, no están transformando la información en circo y desinformando al aportar una visión sesgada y tremendista. Morbo no es periodismo. La protección del honor y la presunción de inocencia son derechos de los que nadie puede ser privado, porque son la base de nuestro sistema de libertades. Debemos de hacer examen, todos, sobre la conveniencia de hacer juicios apriorísticos y precipitados, de juzgar antes de que lo hagan los tribunales. La opinión publicada condenó a Rita Barberá sin sentencia y la opinión pública se dejó llevar. Los políticos hemos de tener un comportamiento ejemplar, pero también derecho a la presunción de inocencia. Ahora sólo espero que estos últimos meses no tapen la buena reputación de una gran mujer y una gran política, con sus aciertos y sus errores, como todos.

Lembranza a unha amiga

Gustaríame non ter que facelo, pero hoxe quero que estas liñas sirvan de lembranza a unha amiga. Esta semana tivemos que despedirnos da nosa compañeira Rita Barberá; para min era máis ca iso, era unha amiga, unha gran persoa e unha política decente. Ao seu funeral non fomos políticos, fomos amigos; non foi unha representación protocolaria, senón a despedida dunha amiga á que aprecias. Rita conquistou cinco maiorías absolutas e foi alcaldesa durante 24 anos. Cambiou unha cidade por completo, reinventou Valencia, de aí as mostras de afecto póstumas que lle trasladaron miles e miles de valencianos. Non sei se o seu infarto foi consecuencia directa da presión á que estaba sendo sometida, pero si sei que estes últimos meses Rita Barberá sufriu moito. Como amigo e como político espero que a súa morte nos sirva para reflexionar; non é momento de repartir culpas, pero si de facer unha reflexión social e individual. Na miña opinión, partidos e medios de comunicación debemos pensar cáles son os límites e o acertado de establecer veredictos de culpabilidade anticipados. Rita Barberá morreu sen nin sequera recibir un suplicatorio de procesamento, inmersa nun proceso xudicial e vítima do acoso mediático. A crítica e a labor de información dos medios son imprescindibles en democracia, pero debemos analizar se algúns formatos, sobre todo televisivos, non están transformando a información en circo e desinformando ao aportar unha visión sesgada e tremendista. Morbo non é xornalismo. A protección da honra e a presunción de inocencia son dereitos dos que ninguén pode ser privado, porque son a base do noso sistema de liberdades. Debemos de facer exame, todos, sobre a conveniencia de facer xuízos apriorísticos e precipitados, de xulgar antes de que o fagan os tribunais. A opinión publicada condenou a Rita Barberá sen sentencia e a opinión pública deixouse levar. Os políticos debemos ter un comportamento exemplar, pero tamén dereito á presunción de inocencia. Agora só espero que estes últimos meses non tapen a boa reputación dunha gran muller e unha gran política, cos seus acertos e os seus erros, coma todos.

martes, 15 de noviembre de 2016

Por el futuro de Galicia

Galicia acaba de garantizarse un futuro próspero y seguro. Ayer Alberto Núñez Feijóo fue elegido, por tercera vez consecutiva, Presidente de la Xunta de Galicia. No tengo duda de que los gallegos tenemos el mejor de los presidentes posibles. A Feijóo lo avalan sus ocho años de buena gestión y el apoyo que más de 670.000 gallegos le otorgaron en las urnas. En su intervención en el Parlamento, a la que tuve la oportunidad de asistir, Alberto Núñez Feijóo apeló al diálogo con la oposición para alcanzar pactos que garanticen un futuro prometedor para Galicia, sin imponer su mayoría absoluta, sino ejerciendo una mayoría abierta. Las cifras macroeconómicas señalan que estamos entrando en un ciclo económico expansivo y que Galicia cerrará el 2016 con un crecimiento del 3% y mantendrá el ritmo de creación de empleo. Por eso, el nuevo Gobierno de Alberto Núñez Feijóo tendrá como principal objetivo en esta legislatura conseguir empleo de mayor calidad, aprobando una nueva Ley de Empleo que sitúe la tasa de paro por debajo de los dos dígitos. Nuestra provincia tendrá un peso especialmente importante en los próximos cuatro años en los que el sector primario, crucial en la economía lucense, recibirá un impulso importante por parte del Ejecutivo. Igual que en la anterior legislatura las políticas adoptadas por parte de la Xunta consiguieron reactivar al sector naval y automovilístico, ahora es el momento de reforzar el apoyo a los agricultores y ganaderos con iniciativas que garanticen la subida de precios y aporten estabilidad. Tanto en España como en Galicia las urnas han hablado y han rechazado el “no es no”, aunque algunos parece que no lo tienen claro y se empeñan en seguir anticipando sus negativas a todas las propuestas del Partido Popular, sin escuchar. Y en política y en democracia es importante escuchar las propuestas de los demás y dialogar. Los que se niegan al diálogo y la voluntad de acuerdos demuestran que anteponen sus intereses personales y partidistas a los intereses de los gallegos y los españoles.

Polo futuro de Galicia

Galicia acaba de garantir un futuro próspero e seguro. Onte Alberto Núñez Feijóo foi elixido, por terceira vez consecutiva, Presidente da Xunta de Galicia. Non teño dúbida de que os galegos temos o mellor dos presidentes posibles. A Feijóo aválano os seus oito anos de boa xestión e o apoio que máis de 670.000 galegos lle outorgaron nas urnas. Na súa intervención no Parlamento, á que tiven a oportunidade de asistir, Alberto Núñez Feijóo apelou ao diálogo coa oposición para acadar pactos que garantan un futuro prometedor para Galicia, sen impoñer a súa maioría absoluta, senón exercendo unha maioría aberta. As cifras macroeconómicas sinalan que estamos entrando nun ciclo económico expansivo e que Galicia pechará o 2016 cun crecemento do 3% e manterá o ritmo de creación de emprego. Por iso, o novo Goberno de Alberto Núñez Feijóo terá como principal obxectivo nesta lexislatura conseguir emprego de maior calidade, aprobando unha nova Lei de Emprego que sitúe a taxa de paro por debaixo dos dous díxitos. A nosa provincia terá un peso especialmente importante nos próximos catro anos nos que o sector primario, crucial na economía lucense, recibirá un impulso importante por parte do Executivo. Igual que na anterior lexislatura as políticas adoptadas por parte da Xunta conseguiron reactivar ao sector naval e automobilístico, agora é o momento de reforzar o apoio aos agricultores e gandeiros con iniciativas que garantan a suba de prezos e aporten estabilidade. Tanto en España como en Galicia as urnas falaron e rexeitaron o “non é non”, aínda que algúns parece que non o teñen claro e se empeñan en seguir anticipando as súas negativas a todas as propostas do Partido Popular, sen escoitar. E en política e en democracia é importante escoitar as propostas dos demais e dialogar. Os que se negan ao diálogo e á vontade de acordos amosan que antepoñen os seus intereses persoais e partidistas aos intereses dos galegos e os españois.

miércoles, 2 de noviembre de 2016

Nueva etapa política

Hoy tenemos que celebrar que España entre en una nueva etapa política, una vez que, después de dos convocatorias electorales y más de 10 meses de espera, Mariano Rajoy ha sido investido presidente del Gobierno. Comenzamos esperanzados esta nueva etapa, que tiene que estar presidida por el acuerdo, la negociación y el entendimiento de todas las fuerzas políticas. Aunque la andadura que iniciamos no será fácil para el Gobierno del Partido Popular, nuestra obligación es trabajar para llegar a acuerdos en los asuntos que de verdad preocupan a los españoles. Cada día tendremos que construir una mayoría para hacer posible la gobernabilidad de España por el bien de todos los españoles. Un ejemplo de ello es el anuncio realizado por Rajoy durante su intervención en el debate de investidura, que informó de la suspensión de los efectos académicos de las reválidas de la ESO y el Bachillerato hasta llegar a un gran Pacto por la Educación. A pesar de que el Partido Popular ganó las dos convocatorias electorales y se han dejado escapar 10 meses para continuar con las reformas, España conserva su impulso y estamos a tiempo de reforzar la confianza y borrar cualquier sombra de inestabilidad. La economía española ha crecido un 0,7% en el tercer trimestre de este año y la última EPA sitúa el número de ocupados por encima de los 18,5 millones. Mientras en el año 2011 el paro subía a un ritmo del 12%, hoy baja a un ritmo de más del 10% anual. El Gobierno de Mariano Rajoy ha conseguido reconducir la situación económica del país y va a seguir trabajando por el bien común y por el futuro de España. Desde esta tribuna reclamo a todas las fuerzas políticas que tengan altura de miras para seguir creando empleo y seguir creciendo para poder garantizar las pensiones y nuestro Estado de Bienestar. Todos queremos para nuestro país un Gobierno fiable y responsable, no las soflamas, la demagogia populista y los numeritos de patio de colegio de los dirigentes de Podemos. Calificar de “golpe a la democracia” la abstención del principal partido de la oposición, retrata a quien no ha ganado las elecciones en las urnas y, además, en tan solo 6 meses ha perdido más de un millón de votos.

Nova etapa política

Hoxe temos que celebrar que España entre nunha nova etapa política, una vez que, despois de dúas convocatorias electorais e máis de 10 meses de espera, Mariano Rajoy foi investido presidente do Goberno. Comezamos esperanzados esta nova etapa, que ten que estar presidida polo acordo, a negociación e o entendemento de todas as forzas políticas. Aínda que a andaina que iniciamos non será fácil para o Goberno do Partido Popular, a nosa obriga é traballar para chegar a acordos nos asuntos que de verdade preocupan aos españois. Cada día teremos que construír unha maioría para facer posible a gobernabilidade de España polo ben de todos os españois. Un exemplo disto é o anuncio realizado por Rajoy durante a súa intervención no debate de investidura, que informou da suspensión dos efectos académicos das reválidas da ESO e o Bacharelato ata chegar a un gran Pacto pola Educación. A pesar de que o Partido Popular gañou as dúas convocatorias electorais e se deixaron escapar 10 meses para continuar coas reformas, España conserva o seu impulso e estamos a tempo de reforzar a confianza e borrar calquera sombra de inestabilidade. A economía española medrou un 0,7% no terceiro trimestre deste ano e a última EPA sitúa o número de ocupados por riba dos 18,5 millóns. Mentres que no ano 2011 o paro subía a un ritmo del 12%, hoxe baixa a un ritmo de máis do 10% anual. O Goberno de Mariano Rajoy conseguiu reconducir a situación económica do país e vai seguir traballando polo ben común e polo futuro de España. Dende esta tribuna reclamo a todas as forzas políticas que teñan altura de miras para seguir creando emprego e seguir medrando para poder garantir as pensións e o noso Estado de Benestar. Todos queremos para o noso país un Goberno fiable e responsable, non os discursos, a demagoxia populista e os números de patio de colexio dos dirixentes de Podemos. Cualificar de “golpe á democracia” a abstención do principal partido da oposición, retrata a quen non gañou as eleccións nas urnas e, ademais, en tan só 6 meses perdeu máis dun millón de votos.

martes, 18 de octubre de 2016

Orgullo Nacional

Este miércoles he tenido la suerte de poder volver a participar en los actos de celebración de la Fiesta Nacional. Es el día de todos los que nos sentimos españoles, la escenificación de un proyecto colectivo que hemos ido forjando con satisfacción y esfuerzo generación tras generación. El Gobierno y los líderes de la mayoría de los partidos hemos participado de los actos festivos, reafirmando nuestro orgullo de pertenecer a una nación como la española y nuestro compromiso con los valores de igualdad y unidad. Solo Podemos y los representantes de Cataluña, País Vasco y Navarra se ausentaron por motivos políticos. Los mensajes populistas y los desafíos a la ley están fuera de lugar y suponen un claro desprecio a las instituciones. Los verdaderos demócratas son los que respetan las leyes. Ninguna ideología va a justificar que se incumpla la ley. La inmensa mayoría de los españoles, respaldados por los partidos constitucionalistas, queremos mantener los vínculos que nos unen dentro de nuestra diversidad. Yo me siento gallego y español y no entiendo la parodia chulesca que se vivió en el ayuntamiento de Badalona; no es más que un nuevo desafío y una falta de respeto a nuestros valores que tan solo genera división entre los ciudadanos. Tenemos motivos para estar orgullosos de España: somos una nación con una larga historia, con un patrimonio cultural y natural de los mejores del mundo, un Estado de Bienestar de vanguardia y una sociedad que sabe enfrentarse con tesón a las situaciones más desfavorables. Una reciente encuesta del HSBC realizada entre 26.800 ejecutivos de todo el mundo ha concluido que España es, tras Nueva Zelanda, el destino que ofrece mayor calidad de vida; no en vano somos el tercer país más visitado del planeta. Es el momento de que reconozcamos también nosotros, desde dentro de nuestras fronteras, lo que ya reconocen internacionalmente: España es un gran país, somos un gran país. Debemos seguir trabajando para continuar siéndolo y para ello necesitamos un Gobierno estable capaz de reforzar la confianza y mantener la senda del crecimiento.