martes, 21 de febrero de 2017

Juntos somos mejores

Hace unos días tuve la posibilidad de visitar Cataluña, acompañado por el Consejo de Dirección del Grupo Parlamentario Popular en el Senado, para demostrar nuestro apoyo unánime a toda la sociedad catalana; porque juntos somos mejores. Nos une nuestra historia y nos unen lazos afectivos y personales; somos la nación más antigua de Europa y juntos hemos sido capaces de crear el sistema de autonomías, que nos aporta unas cuotas de autogobierno superiores a las de cualquier estado federal, por ejemplo Alemania. No tiene ningún sentido moral dividir España y tampoco es posible hacerlo desde el punto de vista de la legalidad. El Tribunal Constitucional acaba de acordar por unanimidad anular la resolución del Parlament Catalán para convocar un referéndum soberanista y, sin embargo, los partidos radicales siguen empecinados en saltarse la ley y obviar las resoluciones judiciales. La posición del Gobierno es clara, lo ha dicho Mariano Rajoy por activa y por pasiva, la ley hay que cumplirla y es impensable discutir cuáles leyes se cumplen y cuáles no, porque si hiciésemos eso España dejaría de ser un Estado de derecho y democrático. El Gobierno mantiene su posición de seguir dialogando con todas las instituciones catalanas, pero sin poner en cuestión la unidad de España, la soberanía nacional y la igualdad de todos los españoles, independientemente del lugar donde vivan. El Partido Popular ha garantizado siempre y garantizará la defensa de la pluralidad del conjunto del país. Ningún español puede ser privado de su derecho a decidir lo que quieren que sea su país; España es y será lo que digan todos los españoles y no sólo unos cuantos. Yo, me siento orgulloso de poder decir que soy gallego y español y creo, sinceramente, que eso es lo que sienten también la mayoría de los catalanes. No me cabe duda de que en los últimos años la sociedad catalana está padeciendo los problemas generados por las políticas radicales e irresponsables de algunos. Nos gustaría que los partidos independentistas abandonasen definitivamente el modelo social radical en el que están instalados y que juntos pudiésemos trabajar por la estabilidad y el crecimiento de España. La ley no se hace a la medida de ningún político y todos debemos someternos a ella, lo contrario sería un disparate.

Xuntos somos mellores

Hai uns días tiven a posibilidade de visitar Cataluña, acompañado polo Consello de Dirección do Grupo Parlamentario Popular no Senado, para amosar o noso apoio unánime a toda a sociedade catalá; porque xuntos somos mellores. Únenos a nosa historia e únennos lazos afectivos e persoais; somos a nación máis antiga de Europa e xuntos fomos capaces de crear o sistema de autonomías, que nos aporta unhas cotas de autogoberno superiores ás de calquera estado federal, por exemplo Alemaña. Non ten ningún sentido moral dividir España e tampouco é posible facelo desde o punto de vista da legalidade. O Tribunal Constitucional acaba de acordar por unanimidade anular a resolución do Parlament Catalán para convocar un referendo soberanista e, aínda así, os partidos radicais seguen obcecados en saltar a lei e obviar as resolucións xudiciais. A posición do Goberno é clara, díxoo Mariano Rajoy por activa y por pasiva, a lei hai que cumprila e é impensable discutir cáles leis se cumpren e cáles non, porque se fixésemos iso España deixaría de ser un Estado de dereito e democrático. O Goberno mantén a súa posición de seguir dialogando con todas as institucións catalás, pero sen poñer en cuestión a unidade de España, a soberanía nacional e a igualdade de todos os españois, independentemente do lugar onde vivan. O Partido Popular garantiu sempre e garantirá a defensa da pluralidade do conxunto do país. Ningún español pode ser privado do seu dereito a decidir o que queren que sexa o seu país; España é e será o que digan todos os españois e non só uns cantos. Eu, síntome orgulloso de poder dicir que son galego e español e creo, sinceramente, que iso é o que senten tamén a maioría dos catalás. Non me cabe dúbida de que nos últimos anos a sociedade catalá está padecendo os problemas xerados polas políticas radicais e irresponsables dalgúns. Gustaríanos que os partidos independentistas abandonasen definitivamente o modelo social radical no que están instalados e que xuntos puidésemos traballar pola estabilidade e o crecemento de España. A lei non se fai á medida de ningún político e todos debemos someternos a ela, o contrario sería un disparate.  

lunes, 6 de febrero de 2017

Congreso para la estabilidad de España

El próximo fin de semana, mi partido, el Partido Popular, celebrará en Madrid su XVIII Congreso Nacional. Será un fin de semana de encuentros y análisis pero, sobre todo, de debate sobre los temas que más preocupan a los españoles. Y es que nosotros, a diferencia de otros, estamos centrados en eso, en debatir sobre los problemas de las personas y que están recogidos en las cinco ponencias que se debatirán en nuestro Congreso. Esto es así porque somos un partido fuerte, unido y estable; sin enfrentamientos internos. Aunque debería ser lo habitual no es lo que está sucediendo en otras formaciones políticas, en las que las luchas de egos impiden buscar soluciones a los problemas reales de la sociedad. En Madrid, el próximo fin de semana se escenifican dos de las formas de entender la sociedad y de afrontar los problemas. Por un lado, la posición que defiende el PP, que acude al Congreso con un único candidato, que es nuestro presidente, Mariano Rajoy. Y por otro lado, la ruptura absoluta, la lucha fratricida, con la que Podemos acude a Vistalegre II: con su dirección totalmente rota, Íñigo Errejón y Pablo Iglesias enfrentados y la dimisión de una de las cofundadoras y mujeres fuertes del partido morado, Carolina Bescansa. Nosotros respetamos los tiempos, los procesos y los sistemas de decisión de otros partidos, pero no admitimos que nadie nos dé lecciones de democracia interna. Nuestro sistema de elección de candidato se basa en la democracia representativa. Igual que en España los ciudadanos eligen a los diputados y senadores como sus representantes en las Cortes, en el PP los militantes eligen a los compromisarios como sus representantes en el Congreso del PP. Los diputados son luego los que eligen en la Sesión de Investidura al presidente del Gobierno y los compromisarios los que eligen en el Congreso al presidente del PP. Estoy convencido de que el próximo lunes, mientras otros tendrán que reflexionar y cerrar las heridas del fin de semana, en el Partido Popular estaremos aún más unidos y con más argumentos para resolver los problemas que más inquietan a nuestros vecinos y seguir aportando estabilidad a España. Esa es nuestra única preocupación.

Congreso para a estabilidade de España

A próxima fin de semana, o meu partido, o Partido Popular, celebrará en Madrid o seu XVIII Congreso Nacional. Será unha fin de semana de encontros e análise pero, sobre todo, de debate sobre os temas que máis preocupan aos españois. E é que nós, a diferenza doutros, estamos centrados niso, en debater sobre os problemas das persoas e que están recollidos nos cinco relatorios que se debaterán no noso Congreso. Isto é así porque somos un partido forte, unido e estable; sen enfrontamentos internos. Aínda que debería ser o habitual non é o que está sucedendo noutras formacións políticas, nas que as loitas de egos impiden buscar solucións aos problemas reais da sociedade. En Madrid, a próxima fin de semana escenificaranse dúas das formas de entender a sociedade e de afrontar os problemas. Por un lado, a posición que defende o PP, que acude ao Congreso con un único candidato, que é o noso presidente, Mariano Rajoy. E por outro lado, a ruptura absoluta, a loita fratricida, coa que Podemos acude a Vistalegre II: coa súa dirección totalmente rota, Íñigo Errejón e Pablo Iglesias enfrontados e a dimisión dunha das cofundadoras e mulleres fortes do partido morado, Carolina Bescansa. Nós respectamos os tempos, os procesos e os sistemas de decisión doutros partidos, pero non admitimos que ninguén nos dea leccións de democracia interna. O noso sistema de elección de candidato baséase na democracia representativa. Igual que en España os cidadáns elixen aos deputados e senadores como os seus representantes nas Cortes, no PP os militantes elixen aos compromisarios como os seus representantes no Congreso do PP. Os deputados son logo os que elixen na Sesión de Investidura ao presidente do Goberno e os compromisarios os que elixen no Congreso ao presidente do PP. Estou convencido de que o próximo luns, mentres outros terán que reflexionar pechar as feridas da fin de semana, no Partido Popular estaremos aínda máis unidos e con máis argumentos para resolver os problemas que máis inquietan aos nosos veciños e seguir aportando estabilidade a España. Esa é a nosa única preocupación.

lunes, 23 de enero de 2017

El Senado, voz de las autonomías

Estos días me siento más orgulloso, si cabe, de ser el Portavoz del Grupo Popular en el Senado. La Cámara Alta ha mostrado una de sus razones de ser con la celebración de la VI Conferencia de Presidentes: representar a los territorios y escuchar su voz. La voz de todos los que quieran ser escuchados. En mi opinión, y creo que no me equivoco si digo que es el sentir de la mayoría de los españoles, no hay justificación para el plantón del presidente vasco, Íñigo Urkullu y el de Cataluña, Carles Puigdemont. No han dado plantón al presidente del Gobierno, se lo han dado a todos los mandatarios autonómicos y han impedido que los problemas de sus ciudadanos sean escuchados. Es un gesto político de irresponsabilidad que solo se explica utilizando el argumento independentista y soberanista. Esta ha sido una Conferencia en la que ha primado el espíritu de colaboración y la voluntad de acuerdo por parte de todos los mandatarios asistentes. El resultado, como ha dicho nuestro presidente, Mariano Rajoy, ha sido “provechoso y constructivo”. El objetivo es integrar la Cumbre en la agenda institucional de forma anual. Las comunidades no son compartimentos estancos y no pueden actuar como tal, por eso es importante dialogar y compartir posiciones. En el Senado, se han cerrado una docena de acuerdos en materia energética, de empleo, demografía, educación, unidad de mercado, violencia de género, participación en la UE y financiación. Esto último ha sido lo más importante; el compromiso de alcanzar un nuevo modelo de financiación regional que beneficie a todos. Son acuerdos a los que Cataluña y el País Vasco no podrán dar la espalda a pesar de haberse ausentado de la cita. Rajoy ha vuelto a tender la mano a Puigdemont que, aunque no participe, tendrá que adaptarse al nuevo modelo de financiación acordado, como el resto de los territorios, a excepción de País Vasco y Navarra, que tienen regímenes de Concierto especiales. Estoy convencido de que la Conferencia a partir de ahora será un punto de encuentro anual que permita construir, que evite trabas regionales, que fomente el diálogo, potencie la optimización de los recursos públicos, que son los recursos de todos y garantice la igualdad de los españoles con independencia del territorio en el que vivan.

O Senado, voz das autonomías

Estes días síntome máis orgulloso, se cabe, de ser o Voceiro do Grupo Popular no Senado. A Cámara Alta amosou unha das súas razóns de ser coa celebración da VI Conferencia de Presidentes: representar aos territorios e escoitar a súa voz. A voz de todos os que queiran ser escoitados. Na miña opinión, e creo que non me equivoco se digo que é o sentir da maioría dos españois, non hai xustificación para o plantón do presidente vasco, Íñigo Urkullu e o de Cataluña, Carles Puigdemont. Non lle deron plantón ao presidente do Goberno, déronllo a todos os mandatarios autonómicos e impediron que os problemas dos seus cidadáns sexan escoitados. É un xesto político de irresponsabilidade que só se explica utilizando o argumento independentista e soberanista. Esta foi unha Conferencia na que primou o espírito de colaboración e a vontade de acordo por parte de todos os mandatarios asistentes. O resultado, como dixo o noso presidente, Mariano Rajoy, foi “proveitoso e construtivo”. O obxectivo é integrar o Cumio na axenda institucional de forma anual. As comunidades non son compartimentos estancos e non poden actuar como tal, por iso é importante dialogar e compartir posicións. No Senado, pecháronse unha ducia de acordos en materia enerxética, de emprego, demografía, educación, unidade de mercado, violencia de xénero, participación na UE e financiamento. Isto último foi o máis importante; o compromiso de acadar un novo modelo de financiamento rexional que beneficie a todos. Son acordos aos que Cataluña e o País Vasco non poderán dar as costas a pesar de terse ausentado da cita. Rajoy volveu tender a man a Puigdemont que, aínda que non participe, terá que adaptarse ao novo modelo de financiamento acordado, como o resto dos territorios, a excepción do País Vasco e Navarra, que teñen rexímenes de Concerto especiais. Estou convencido de que a Conferencia a partir de agora será un punto de encontro anual que permita construír, que evite trabas rexionais, que fomente o diálogo, potencie a optimización dos recursos públicos, que son os recursos de todos e garanta a igualdade dos españois con independencia do territorio en que vivan.

miércoles, 11 de enero de 2017

Los mejores datos de la historia

Arrancamos este 2017 con una gran noticia: baja el paro. El desempleo se ha reducido en 390.534 personas en 2016 es el mejor titular para comenzar el año. El dato no se queda ahí. El número de parados registrados se sitúa en 3.702.974 personas y el descenso logrado el año pasado supone el mejor dato de la historia. Además, el número de afiliados en la Seguridad Social se incrementó en el 2016 en 540.655 personas, el mejor resultado interanual de la última década en el mes de diciembre. Con estos datos sobre la mesa tenemos que ser muy prudentes, porque el problema del desempleo continúa siendo gravísimo. Los números avalan al Gobierno de Rajoy y sus medidas han permitido el crecimiento del empleo. Son datos para la esperanza, porque el año pasado se han creado 1.500 empleos al día. Y eso es innegable. En este sentido, quiero destacar que la Reforma Laboral del Ejecutivo del PP se ha mostrado como una herramienta muy útil para la creación de empleo. No olvidemos que ya son 36 meses ininterrumpidos generando trabajo. Por este motivo, hay que olvidarse de los disparates políticos que vemos cada día y si algo funciona, como ha sido la reforma laboral, los españoles no debemos permitir su derogación. Quiero subrayar también la gran labor que está haciendo la Xunta en este sentido. El 2016 se cerró con 22.894 parados menos en Galicia. Es un fiel reflejo de las políticas acometidas por Alberto Núñez Feijóo, en el año en el que los gallegos le elegimos por tercera vez consecutiva. No cabe duda que con Núñez Feijóo, Galicia se garantiza un futuro seguro y próspero. Como lucense, no quiero olvidar que en nuestra provincia el desempleo se ha reducido en 2.397 personas, liderando el porcentaje (-10,56%) de las cuatro provincias gallegas. Lugo tendrá un peso esencial en los próximos años, en los que el sector primario, básico en nuestra provincia, recibirá un impulso importante por parte del Gobierno. El objetivo es lograr 20 millones de personas trabajando en 2020 y fomentar un empleo de mayor calidad. Sigamos así, estamos en el buen camino, pero todavía queda mucho por hacer.