lunes, 23 de enero de 2017

El Senado, voz de las autonomías

Estos días me siento más orgulloso, si cabe, de ser el Portavoz del Grupo Popular en el Senado. La Cámara Alta ha mostrado una de sus razones de ser con la celebración de la VI Conferencia de Presidentes: representar a los territorios y escuchar su voz. La voz de todos los que quieran ser escuchados. En mi opinión, y creo que no me equivoco si digo que es el sentir de la mayoría de los españoles, no hay justificación para el plantón del presidente vasco, Íñigo Urkullu y el de Cataluña, Carles Puigdemont. No han dado plantón al presidente del Gobierno, se lo han dado a todos los mandatarios autonómicos y han impedido que los problemas de sus ciudadanos sean escuchados. Es un gesto político de irresponsabilidad que solo se explica utilizando el argumento independentista y soberanista. Esta ha sido una Conferencia en la que ha primado el espíritu de colaboración y la voluntad de acuerdo por parte de todos los mandatarios asistentes. El resultado, como ha dicho nuestro presidente, Mariano Rajoy, ha sido “provechoso y constructivo”. El objetivo es integrar la Cumbre en la agenda institucional de forma anual. Las comunidades no son compartimentos estancos y no pueden actuar como tal, por eso es importante dialogar y compartir posiciones. En el Senado, se han cerrado una docena de acuerdos en materia energética, de empleo, demografía, educación, unidad de mercado, violencia de género, participación en la UE y financiación. Esto último ha sido lo más importante; el compromiso de alcanzar un nuevo modelo de financiación regional que beneficie a todos. Son acuerdos a los que Cataluña y el País Vasco no podrán dar la espalda a pesar de haberse ausentado de la cita. Rajoy ha vuelto a tender la mano a Puigdemont que, aunque no participe, tendrá que adaptarse al nuevo modelo de financiación acordado, como el resto de los territorios, a excepción de País Vasco y Navarra, que tienen regímenes de Concierto especiales. Estoy convencido de que la Conferencia a partir de ahora será un punto de encuentro anual que permita construir, que evite trabas regionales, que fomente el diálogo, potencie la optimización de los recursos públicos, que son los recursos de todos y garantice la igualdad de los españoles con independencia del territorio en el que vivan.

O Senado, voz das autonomías

Estes días síntome máis orgulloso, se cabe, de ser o Voceiro do Grupo Popular no Senado. A Cámara Alta amosou unha das súas razóns de ser coa celebración da VI Conferencia de Presidentes: representar aos territorios e escoitar a súa voz. A voz de todos os que queiran ser escoitados. Na miña opinión, e creo que non me equivoco se digo que é o sentir da maioría dos españois, non hai xustificación para o plantón do presidente vasco, Íñigo Urkullu e o de Cataluña, Carles Puigdemont. Non lle deron plantón ao presidente do Goberno, déronllo a todos os mandatarios autonómicos e impediron que os problemas dos seus cidadáns sexan escoitados. É un xesto político de irresponsabilidade que só se explica utilizando o argumento independentista e soberanista. Esta foi unha Conferencia na que primou o espírito de colaboración e a vontade de acordo por parte de todos os mandatarios asistentes. O resultado, como dixo o noso presidente, Mariano Rajoy, foi “proveitoso e construtivo”. O obxectivo é integrar o Cumio na axenda institucional de forma anual. As comunidades non son compartimentos estancos e non poden actuar como tal, por iso é importante dialogar e compartir posicións. No Senado, pecháronse unha ducia de acordos en materia enerxética, de emprego, demografía, educación, unidade de mercado, violencia de xénero, participación na UE e financiamento. Isto último foi o máis importante; o compromiso de acadar un novo modelo de financiamento rexional que beneficie a todos. Son acordos aos que Cataluña e o País Vasco non poderán dar as costas a pesar de terse ausentado da cita. Rajoy volveu tender a man a Puigdemont que, aínda que non participe, terá que adaptarse ao novo modelo de financiamento acordado, como o resto dos territorios, a excepción do País Vasco e Navarra, que teñen rexímenes de Concerto especiais. Estou convencido de que a Conferencia a partir de agora será un punto de encontro anual que permita construír, que evite trabas rexionais, que fomente o diálogo, potencie a optimización dos recursos públicos, que son os recursos de todos e garanta a igualdade dos españois con independencia do territorio en que vivan.

miércoles, 11 de enero de 2017

Los mejores datos de la historia

Arrancamos este 2017 con una gran noticia: baja el paro. El desempleo se ha reducido en 390.534 personas en 2016 es el mejor titular para comenzar el año. El dato no se queda ahí. El número de parados registrados se sitúa en 3.702.974 personas y el descenso logrado el año pasado supone el mejor dato de la historia. Además, el número de afiliados en la Seguridad Social se incrementó en el 2016 en 540.655 personas, el mejor resultado interanual de la última década en el mes de diciembre. Con estos datos sobre la mesa tenemos que ser muy prudentes, porque el problema del desempleo continúa siendo gravísimo. Los números avalan al Gobierno de Rajoy y sus medidas han permitido el crecimiento del empleo. Son datos para la esperanza, porque el año pasado se han creado 1.500 empleos al día. Y eso es innegable. En este sentido, quiero destacar que la Reforma Laboral del Ejecutivo del PP se ha mostrado como una herramienta muy útil para la creación de empleo. No olvidemos que ya son 36 meses ininterrumpidos generando trabajo. Por este motivo, hay que olvidarse de los disparates políticos que vemos cada día y si algo funciona, como ha sido la reforma laboral, los españoles no debemos permitir su derogación. Quiero subrayar también la gran labor que está haciendo la Xunta en este sentido. El 2016 se cerró con 22.894 parados menos en Galicia. Es un fiel reflejo de las políticas acometidas por Alberto Núñez Feijóo, en el año en el que los gallegos le elegimos por tercera vez consecutiva. No cabe duda que con Núñez Feijóo, Galicia se garantiza un futuro seguro y próspero. Como lucense, no quiero olvidar que en nuestra provincia el desempleo se ha reducido en 2.397 personas, liderando el porcentaje (-10,56%) de las cuatro provincias gallegas. Lugo tendrá un peso esencial en los próximos años, en los que el sector primario, básico en nuestra provincia, recibirá un impulso importante por parte del Gobierno. El objetivo es lograr 20 millones de personas trabajando en 2020 y fomentar un empleo de mayor calidad. Sigamos así, estamos en el buen camino, pero todavía queda mucho por hacer.

Os mellores datos da historia

Arrancamos este 2017 cunha gran noticia: baixa o paro. O desemprego reduciuse en 390.534 persoas en 2016, é o mellor titular para comezar o ano. O dato non se queda aí. O número de parados rexistrados sitúase en 3.702.974 persoas e o descenso logrado o ano pasado supón o mellor dato da historia. Ademais, o número de afiliados á Seguridad Social incrementouse no 2016 en 540.655 personas, o mellor resultado interanual da última década no mes de decembro. Con estes datos sobre a mesa temos que ser moi prudentes, porque o problema do desemprego continúa sendo gravísimo. Os números avalan ao Goberno de Rajoy e as súas medidas permitiron o crecemento do emprego. Son datos para a esperanza, porque o ano pasado creáronse 1.500 empregos ao día. E iso é innegable. Neste senso, quero destacar que a Reforma Laboral do Executivo do PP mostrouse coma unha ferramenta moi útil para a creación de emprego. Non esquezamos que xa son 36 meses ininterrumpidos xerando traballo. Por este motivo, hai que olvidarse dos disparates políticos que vemos cada día e se algo funciona, como é o caso da reforma laboral, os españois non debemos permitir a súa derogación. Quero subliñar tamén o gran labor que está facendo a Xunta neste senso. O 2016 pechouse con 22.894 parados menos en Galicia. É un fiel reflexo das políticas acometidas por Alberto Núñez Feijóo, no ano en que os galegos o eliximos por terceira vez consecutiva. Non cabe dúbida de que con Núñez Feijóo, Galicia ten garantido un futuro seguro e próspero. Como lucense, non quero esquecer que na nosa provincia o desemprego reduciuse en 2.397 persoas, liderando a porcentaxe (-10,56%) das catro provincias galegas. Lugo terá un peso esencial nos próximos anos, nos que o sector primario, básico na nosa provincia, recibirá un impulso importante por parte do Goberno. O obxectivo é lograr 20 millóns de persoas traballando no 2020 e fomentar un emprego de maior calidade. Sigamos así, estamos no bo camiño, pero aínda queda moito por facer.

martes, 3 de enero de 2017

Santiago, ciudad integradora

No podría asegurar que todos los caminos conducen a Santiago, pero sí sé que todos los que conducen a Santiago son buenos. Santiago de Compostela es el paradigma de ciudad universal, por tradición, por historia y por méritos; es la meta de la peregrinación religiosa y también cultural, universitaria y, como no, gastronómica. Sobran motivos para visitar Santiago de Compostela. Es uno de los rincones obligados de Galicia, con sus estrechas callejuelas que nos llevan hasta su imponente catedral, epicentro de la ciudad y de todas las peregrinaciones mundiales. Santiago es una ciudad “meiga”, cautivadora. Basta poner un pie en la Plaza del Obradoiro para percibir la mezcla de emociones multiculturales. Nadie es forastero en Santiago. Yo, que soy de Lugo, me siento en parte también compostelano, porque Santiago, como capital de Galicia, nos acoge a todos los gallegos y como meta que es de las peregrinaciones desde la Edad Media, recibe con los brazos abiertos a todos los caminantes del mundo. No en vano, en 2004 la ciudad recibió el premio Príncipe de Asturias de la Concordia como símbolo del encuentro entre personas y pueblos. Es este carácter vertebrador y fraternal, que entronca con lo religioso, una de sus señas de identidad, conservada durante años y que ahora, algunos, pretenden poner en duda. Las creencias personales deben permanecer separadas del simbolismo que envuelve a Santiago, porque es precisamente ese espíritu abierto el que ha situado a la ciudad en la élite de las capitales culturales europeas. Los “alardes de laicidad” que abanderan muchos de los que se hacen llamar alcaldes del cambio, no pueden ni deben poner en entredicho tradiciones seculares que no solo son religión, sino también base del turismo y la economía. En los más de mil años de historia del Camino, millones de peregrinos han recorrido la geografía gallega hasta llegar a Santiago y han aportado vitalidad social, cultural y económica a las cuatro provincias. Está claro que los intereses personales rupturistas nunca deben estar por encima de los del conjunto de la sociedad. Las mareas que han llegado a Santiago, a pesar de ser ciudad de interior, quieren modificar tradiciones tan antiguas como necesarias. Con sus políticas de cambio ponen de manifiesto que non son capaces de asumir la responsabilidad que exige una ciudad como Santiago de Compostela. Y es que los cambios, no siempre son buenos y a veces marean. Apelo al espíritu de concordia, hermandad y solidaridad que caracterizan al Camino de Santiago y a estas fechas en las que nos encontramos para seguir haciendo de Santiago una ciudad acogedora y un destino de referencia. Debemos empezar 2017 con amplitud de miras, huyendo de los localismos y abogando por un espíritu abierto e integrador. Porque no podemos olvidar que todo lo que es bueno para los compostelanos es bueno para los gallegos.

martes, 27 de diciembre de 2016

Por un 2017 libre de violencia de género

Quiero dedicar este último artículo del año a las mujeres que sufren o han sufrido violencia machista y a todas las familias de las víctimas. La violencia de género es una de las principales lacras de nuestra sociedad y todos debemos trabajar unidos en 2017 para conseguir acabar con ella. No hay justificación posible. Según los últimos datos del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, en lo que llevamos de año 44 mujeres han fallecido por esta causa. Es una cifra escalofriante y, sobre todo, insostenible. Se ha trabajado mucho, pero queda mucho todavía por hacer. Todos, hombres y mujeres, tenemos que ser conscientes de que el maltrato no surge de un día para otro. La prevalencia de estereotipos y comportamientos machistas impiden erradicar este grave problema que nos repugna a todos. El desprecio, la humillación, el control, el aislamiento, los celos, los insultos y las amenazas son también violencia que, desgraciadamente, muchas veces termina de la peor de las formas posibles. Por eso es fundamental estar alerta y actuar. Las mujeres que sufren esta lacra no están solas, la sociedad y las instituciones las apoyan, las apoyamos. A pesar de que este grave problema social es cada vez más visible, falta todavía mucha sensibilización. El Ministerio de Sanidad ha apostado en sus últimas campañas por la concienciación de los adolescentes, para revertir comportamientos machistas todavía muy arraigados y evitar que los asesinatos a mujeres se perpetúen en el futuro. Hace poco más de un mes el Congreso ha aprobado una proposición no de Ley para alcanzar un Pacto de Estado contra la Violencia de Género. Además, la Ministra de Sanidad, Dolors Monserrat, se ha comprometido a trabajar para reconocer la orfandad completa a los hijos de las víctimas con carácter retroactivo, para que pueda alcanzar también a los menores que perdieron a su madre antes de 2015. Tenemos que esforzar e implicarnos todos, desde las instituciones y a nivel particular, para conseguir acorralar a los maltratadores y alcanzar ese objetivo al que nunca renunciaremos: que no haya ni una sola mujer más víctima de la violencia de género.

Por un 2017 libre de violencia de xénero

Quero adicar este último artigo do ano ás mulleres que sofren ou sufriron violencia machista e a todas as familias das vítimas. A violencia de xénero é unha das principais lacras da nosa sociedade e todos debemos traballar unidos en 2017 para conseguir acabar con ela. Non hai xustificación posible. Segundo os últimos datos do Ministerio de Sanidade, Servizos Sociais e Igualdade, no que levamos de ano 44 mulleres faleceron por esta causa. É unha cifra escalofriante e, sobre todo, insostible. Lévase traballado moito, pero queda moito aínda por facer. Todos, homes e mulleres, temos que ser conscientes de que o maltrato non surxe dun día para outro. A prevalencia de estereotipos e comportamentos machistas impiden erradicar este grave problema que nos repugna a todos. O desprezo, a humillación, o control, o aillamento, os celos, os insultos e as ameazas son tamén violencia que, desgraciadamente, moitas veces remata da peor das formas posibles. Por iso é fundamental estar alerta e actuar. As mulleres que sofren esta lacra non están soas, a sociedade e as institucións apóianas, apoiámolas. A pesar de que este grave problema social é cada vez máis visible, falta aínda moita sensibilización. O Ministerio de Sanidade aposta nas súas últimas campañas pola concienciación dos adolescentes, para reverter comportamentos machistas aínda moi arraigados e evitar que os asasinatos a mulleres se perpetúen no futuro. Hai pouco máis dun mes o Congreso aprobou unha proposición non de Lei para alcanzar un Pacto de Estado contra a Violencia de Xénero. Ademais, a Ministra de Sanidade, Dolors Monserrat, comprometeuse a traballar para recoñecer a orfandade completa aos fillos das vítimas con carácter retroactivo, para que poida alcanzar tamén aos menores que perderon a su nai antes de 2015. Temos que esforzarnos e implicarnos todos, desde as institucións e a nivel particular, para conseguir acorralar aos maltratadores e acadar ese obxectivo ao que nunca renunciaremos: que non haxa nin unha soa muller máis vítima da violencia de xénero.