lunes, 15 de octubre de 2012

Debates

Esta última semana (creo que como la mayor parte de los gallegos) seguí, con centrada atención, los debates electorales que protagonizaron los aspirantes a presidir la Xunta de Galicia de las tres fuerzas políticas con representación parlamentaria. Confrontar los diferentes programas con los que concurren los partidos e incluso la visión sobre la acción de gobierno que pretenden llevar a cabo, de conseguir el respaldo que tal fin requiere, supone, en sí mismo, un avance importante. Es un ejercicio de madurez y riqueza democrática y un modo, desde mi punto de vista, acertado y directo para que la ciudadanía, que es, en definitiva, la que tiene la potestad para decidir, pueda atisbar la valía personal de quien será su máximo representante los próximos cuatro años y también conocer de primera mano sus principales ejes de actuación y su posicionamiento sobre los asuntos de mayor trascendencia para el presente y el futuro de nuestra comunidad. Los debates ayudan, pienso yo, para decirlo de manera clara y directa, a saber quién es quién, y en el amplio sentido de término además. Hecha esta primera consideración, aunque algunos me acusen de barrer para casa, no albergo ninguna duda de que Núñez Feijoo ganó clara y ostensiblemente. Es más, salió reforzado. Sin entrar a fondo en los contenidos, hay un aspecto que, aunque ya era sabido, marca la diferencia: la consigna de todos contra el PP ni funciona ni convence. La experiencia vivida, aquel binomio Touriño-Quintana, es cierto que le pone a socialistas y nacionalistas el listón muy alto. Pese a los intentos de Vázquez y Jorquera por no mojarse en exceso, la evidencia es irrefutable. Además, en vez de dilucidar las condiciones del hipotético futuro pacto multipartito, abrieron incógnitas. Demasiadas, entiendo yo, y máxime cuando la pata nacionalista del anterior gobierno bipartito ahonda, son sus desmarques, en las diferencias irreconciliables que hay entre ambos y que, por encima, se verían agrandadas de ser necesaria la entrada de una tercera y hasta una cuarta formación política. Haciendo un resumen minimalista diría que Manuel Vázquez ni aportó ni aclaró nada sobre las líneas que marcarían su gobierno y que Francisco Jorquera se introduce en un terreno resbaladizo al reconocer su simpatía con la visión soberanista defendida por Mas. Alberto Núñez Feijoo, en definitiva, salió reforzado por su entender (por el programa y por visión de gobierno que defendió) y por su saber estar (serio, responsable y esquivo con las provocaciones). La razón de este resultado es sencilla: el PPdeG es la única opción que puede garantizar la estabilidad del Gobierno en Galicia y Feijoo el único que acreditó un conocimiento claro de la situación de nuestra comunidad autónoma y de sus necesidades y, lo más importante, el único capaz de asegurar su futuro.

10 comentarios:

Jose dijo...

Totalmente de acuerdo con Xosé Manuel Barreiro.

Espero que nunca dejen de hacerse debates en todas las campañas electorales. Y con equidad. Es más, deberían ser obligatorios por Ley.

Jose Angel dijo...

Si España tuviera las cuentas de Galicia no estaríamos hablando de déficit, prima de riesgo o de rescate

manto dijo...

A mi el debate de Jorquera Vs Feijóo me gustó, de verdad, los dos, creo que Feijóo estuvo mejor, por tablas, por llevar el debate preparado y por manejar datos mejores y mas contrastados, asi que bien, si, muy bien
lo de pachi y jorquera, fue penoso, la constatación de un noviazgo que quiere pero no podrá ser.
queda menos para el 21 a las 22h, ánimo

DESTORNILLADOR dijo...

Los debates son enriquecedores y sirven para conocer cuales son los proyectos de los principales candidatos a presidir la Xunta, en ese sentido debo comentar que los planteamientos de los señores Pachi y Jorquera son totalmente ajenos a la realidad y con una gran carga de demogagia con la que pretenden esconder sus limitaciones y desconocimiento de la realidad social. Los galleg@s sabemos muy bien lo que conviene a nuestra querida tierra, y en ningún caso pasa por un conglomerado de partidos que solo buscan acceder al gobierno por sus intereses personales, frente a ellos tenemos a un partido y a un candidato con un proyecto político real que buscará el crecimiento económico en los próximos años después de hacer los "deberes" en los últimos años.

Jesús dijo...

No nos engañemos. Feijóo es un ególatra de lo más flojo.No demuestra ni principios ni solvencia. Le salva que lo que tiene enfrente es , directamente, para salir corriendo. Es el mal menor, pero mal al fin y al cabo.

Anónimo dijo...

concordo con Xosé manuel
bo artigo

marieta dijo...

Totalmente de acuerdo X.Manuel, una imagen vale más que mil palabras, aparte del programa d cada candidato, dice mucho de éstos lo qué transmite y cómo lo transmite,su seguridad, su saber estar, la serenidad para salir airoso y con elegancia de cualquier ataque sin recurrir a la agresividad ni a las mentiras, para "Paralo" y "Para facerlle frente" (esloganes belicosos, violentos) al único candidato -Feijóo- serio, con rigor, con previsión de futuro, capaz,como bien dices, de llevar adelante algo tan serio y delicado como es el gobierno de Galicia y no un desgobierno en manos de un batiburrillo de gentes dispares, incapaces de ponerse de acuerdo, ni en sus propios partidos, que ya sabemos cómo funcionan y cómo dejan las arcas una vez que llegan al poder, seríamos el hazmerreír de España y el caos para nuestra comunidad. Un saludo

Mateo dijo...

Parabéns polo resultado acadado este dominge e en especial polo acadado na provincia.
O traballo ben feito sempre ten a súa recompensa.
Temos un gran presidente provincial e tamén un gran presidente autonómico.
Galicia decidía, e vaia si decidiu.
Partido Popular vencedor indiscutible.

Anónimo dijo...

Felicidades Xosé Manuel, un gran resultado en la provincia, y se ha cumplido con la promesa a feijóo
saludos

Mari dijo...

Grande resultado en xeral, e en Lugo en particular. Parece que a xente recompensa o traballo feito con rigor e dedicación e deposita a confianza en xente coma vós.
Noraboa.