martes, 21 de enero de 2014

Siempre presente

La situación que está viviendo España por el desafía soberanista que está realizando Artur Mas desde Cataluña resulta sorprendente. Su postura, desde todos los puntos de vista, es rechazable. Manuel Fraga, estoy convencido, no la compartiría. Su convicción estaba muy lejos de este planteamiento disgregador. Él tuvo siempre una especial capacidad para entender Galicia y España como una mezcla única; una especial sensibilidad para entender esa realidad territorial que ahora algunos quieren convertir en excusa para abogar por la diferencia en vez, como hizo él, de apelar a la política como nexo de unión y como herramienta para hacer de la diversidad un elemento de riqueza y fortaleza. Hace unos días rendimos homenaje en su Vilalba natal a don Manuel, cuando se cumplían dos años de su fallecimiento. En ese acto salió a relucir, entre otros muchos aspectos de su vida, esa concepción de Estado al que aludo, y que sigue igual de viva y fuerte hoy pese a que, unos pocos, pretendan, sin ningún argumento de peso además, poner en cuestión. La figura de don Manuel es siempre motivo de recuerdo y también de deber, porque es mucho lo que le debemos, derivado precisamente de esa alta concepción de Estado y de deber de estado que tan arraigado tenía. En estos tiempos en los que el descrédito y el desapego entre ciudadanos y políticos es profundo, también la figura y el ejemplo de Fraga resultan de obligada alusión, como en otras tantas cosas. Su honestidad es irreprochable y una guía perfecta de lo que debe ser un buen político, siempre preocupado por la cosa pública, siempre entregado a la defensa del interés general. El legado de Manuel Fraga, dentro de su amplitud y variación, es siempre una útil y rica guía del buen pensar y del buen actuar. Una guía que muchos tenemos presente en nuestro día a día y al que deberían echar una mirada de vez en cuando los que no la tienen.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Sin duda tienes razon Jose Manuel... Y se necesitan muchos politicos que esten a la altura del legado de Fraga con buena actitud tanto en pensamiento como en acciones.

Anónimo dijo...

Y cuánto echamos de menos a don Manuel!! Suerte que nos dejó su mejor legado en el espíritu, valores y compromiso ciudadano que sigue representando la mejor esencia del Partido Popular, Y que no cambie!

manto dijo...

Don Manuel fue y debe de ser un referente para todos nosotros, una persona recta y austera en todas las facetas de su vida.
Un político con mayúsculas

Anónimo dijo...

Debo decir que son votante do PSOE de toda a vida, pero si que sinpaticei con Fraga por que tiña un forte sentido de estado e de integración, pola contra os menbros do PP de agora careven dese espírito que levou a fraga a gobernar toda a vida.As novas xeracións de político de ambas riveiras do río xa non son así.

Jose Angel dijo...

D. Manuel deixou pegada na política nacional. Un bo espello no que mirarse para ser un POLÍTICO con maiusculas.

Anónimo dijo...

Canto se vota de menos a un home honrado, a un home que nunca se lle coñeceu amaño algún, a un home que foi limpo e claro, tanto na súa vida como no seu discurso.
Alomenos foi fiel as súas ideas, e non cedía no seu convencemento, as medias tintas non eran o seu lema.
Botámolo de menos, dende logo que si

Anónimo dijo...

Fraga fue un hombre con un pensamiento cívico intachable, uno de los políticos menos reconocido y mas odiado por la izquierda.
Se le reconocerá, pero como siempre, en este país de cainitas, tarde y mal

Jose dijo...

Se echa mucho de menos a Don Manuel, sin demérito de Alberto Núñez Feijoo. Esto no quita el hecho de que en España nos vendrían muy bien políticos de la madera, prestigio y talento que tenía la persona que diseñó y protagonizó el desarrollo turístico de España y que con tan gran acierto presidió la Xunta de Galicia.

Anónimo dijo...

Papelón el del PP lucense. Quedó demostrado que la organización del PP provincial flaquea y sobre todo lamentable la imagen que se ha dado.