martes, 30 de junio de 2015

Los engaños de Besteiro

Cuando uno cae en su propia trampa y además lo hace de forma pública el ridículo es mayúsculo. La mentira y el engaño no son nunca buenos compañeros de viaje, tampoco en política. Esto es lo que le ha sucedido a José Ramón Gómez Besteiro en la Diputación de Lugo. Jugó con fuego durante la campaña electoral y también tras las elecciones y, finalmente, las cenizas de las hogueras de San Juan acabaron quemándole. Besteiro tuvo que presenciar en persona la pérdida de su propio feudo, el que había utilizado durante ocho años en beneficio propio para catapultar su figura a la escena autonómica. Los cambalaches postelectorales que, tanto el Sr. Besteiro en Galicia como Pedro Sánchez en toda España están llevando a cabo para arrebatarle el poder al PP, no siempre salen bien. Afortunadamente la lógica, a veces, devuelve la razón al justo vencedor. Besterio puso en bandeja la cabeza de Orozco en el ayuntamiento de Lugo a sus inseparables socios nacionalistas y repitió la jugada con la de González Santín. Pretendía hacer lo mismo con la de Manuel Martínez, pero Martínez ya había advertido que no le harían “un Orozco”. Muchos lo califican estos días de traidor y otros, los que apoyan su decisión, creen que es mejor ser desleal pero digno. La realidad es que el Sr. Besteiro es el único responsable de lo sucedido en el Organismo Autonómico. Un terremoto que ha traspasado las murallas y que deja en entredicho su liderazgo en el partido. Sus pactos (respaldados por Ferraz) son tan incongruentes como arriesgados. En política, igual que en la vida, caminar pisoteando a tus compañeros puede volverse en tu contra, ya que algunos sacan fuerzas en el último momento para vengarse. Al Sr. Besteiro es su propia gestión la que lo sitúa en una situación límite. En su partido son ya más los que lo cuestionan que los que lo apoyan. Ha quedado debilitado en su propia casa y ha perdido autoridad en la escena autonómica. Afortunadamente, ocho años después, la Diputación de Lugo vuelve a estar gobernada por el partido que ganó las elecciones. Su nueva presidenta, Elena Candia, a la que felicito también desde aquí, gobernará para todos. Lugo tendrá ahora una Diputación diferente, que no margine a los ayuntamientos en función de su color político, como hacía el Sr. Besteiro. A partir de ahora primarán los intereses de los ciudadanos y no sus ideas políticas.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

todo un líder el chaval este
jajajajajaja. esto pasa en el pp y hay un cristo del 15, pero él aun tiene las narices de presumir, ole!!!

Anónimo dijo...

o señore Besteiro remata de facer un Orozco, e agora quixo facer un Martínez, pero ainda hay quen se viste polos pes

Anónimo dijo...

Besteiro dimisión
estas tardando neno

Anónimo dijo...

Besteiro nunca ha sido líder de nada, para eso tendría q tomar decisiones y solo sabe decir si a todo el mundo

Anónimo dijo...

Besteiro está tocado y hundido, en 3, 2, 1 ....ya! Veremos donde termina este chico de la nada

Jose Angel dijo...

Quen mal anda, mal remata. Besteiro deu con cadelo experto, e non pasou polo aro.
Un partido minoritario como é o BNG, non pode facer e desfacer a seu antollo. Por iso, felicito ao Sr. Martínez. Non todo vale.

Anónimo dijo...

Besteiro jugó con fuego y perdió, ahora veremos, sin el paraguas de la Diputación sin el senado, espero que no salga nada que lo impute, porque....era lo que le faltaba para darle la puntilla

Anónimo dijo...

ojo que puede pasar q Besteiro pertenezca a la historia, imputado por cohecho nada mas y nada menos