martes, 25 de octubre de 2011

Reflexión

Dúas lexislaturas, oito anos, e pouco ou nada a ensalzar do paso de Rodríguez Zapatero e o seu goberno pola Moncloa. E recalco a mención o seu equipo gubernamental porque compartindo mesa e decisións estaba o ministro José Blanco e aí estaba tamén Pérez Rubalca, disposto agora a tomar o relevo.

En Lugo, dende logo, non lembraremos como decisiva para o interese xeral da provincia esta etapa socialista. Nin sequera por moito que o titular de Fomento insista nelo, repetindo a retahíla de obras e investimentos que ía facer, un saco que parecía sen fondo pero que foi achicándose ó son de paralizacións ou aprazamentos.

Do que non teño dúbida é que os ó redor de 120.000 xubilados lucenses vanse acordar moito de Zapatero, eles e os do resto do país. Coma outras moitas cousas, a conxelación das pensións non ten precedentes na nosa historia, como tampouco a reducción salarial aplicada ós funcionarios.

Este goberno socialista, con oito anos plagados de erros e despilfarros (como doen agora os 13.500 millóns de euros sepultados no Plan E), de medidas insólitas, por non decir increíbles, contraproducentes ou directamente inútiles, palmeadas (non hai que esquecelo) por Alfredo Rubalcaba, provocou non xa un violento freazo no noso desenvolvemento económico senón un retroceso de consecuencias difíciles de cuantificar e, o máis preocupante, de remontar.

A constante perda do poder adquisitivo; o igualmente constante incremento da presión fiscal; a terrorífica destrucción de emprego por non falar xa doutros índices económicos dos que xa todos nos convertemos en expertos ou o desprestixio internacional no que irremediablemente caeu o noso país está aí, presente e innegable.

Estamos ás portas dunha nova campaña electoral e sei que os lucenses están fartos de escoitar promesas, pero convidoos a facer unha reflexión: estariamos agora a vivir unha situación diferente se quen tiña as rendas do país nos dixera a verdade?


Reflexión

Dos legislaturas, ocho años, y poco o nada a destacar del paso de Rodríguez Zapatero y su gobierno por Moncloa. Y recalco la mención a su equipo gubernamental porque compartiendo mesa y decisiones estaba el ministro José Blanco y ahí estaba también Pérez Rubalcaba, dispuesto ahora a tomar el relevo.

En Lugo, claramente, no recordaremos como decisiva para el interés general de la provincia esta etapa socialista. Ni siquiera por mucho que el titular de Fomento insista en ello, repitiendo la retahíla de obras e inversiones que pretendía hacer, un saco que parecía sin fondo pero que fue empequeñeciéndose al son de paralizaciones o aplazamientos.

De lo que no tengo duda es que los alrededor de 120.000 jubilados lucenses se van a acordar mucho de Zapatero, ellos y los del resto del país. Como otras muchas cosas, la congelación de las pensiones no tiene precedentes en nuestra historia, como tampoco la reducción salarial aplicada a los funcionarios.

Este gobierno socialista, con ocho años plagados de errores y despilfarros (cómo duelen ahora los 13.500 millones de euros sepultados en el Plan E), de medidas insólitas, por no decir increíbles, contraproducentes o directamente inútiles, palmeadas (no hay que olvidarlo) por Alfredo Rubalcaba, provocó no ya un violento frenazo en nuestro desarrollo económico sino un retroceso de consecuencias difíciles de cuantificar y, lo más preocupante, de remontar.

La constante pérdida de poder adquisitivo; el igualmente constante incremento de la presión fiscal; la terrorífica destrucción de empleo por no hablar ya de otros índices económicos de los que ya todos nos convertimos en expertos o el desprestigio internacional en el que irremediablemente cayó nuestro país está ahí, presente e innegable.

Estamos a las puertas de una campaña electoral y sé que los lucenses están hartos de escuchar promesas, pero los invito a hacer una reflexión: ¿estaríamos viviendo ahora una situación diferente si quien tenía las riendas del país nos hubiera dicho la verdad?

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo creo que los gobernantes deberían de ser juzgados por sus irresposabilidades para con sus conciudadanos y pagar penas en función de sus errores.... si esto fuese posible... pobre ZP
yo también quiero la verdad, que Rajoy nos diga lo mal que estamos y lo que pasará, así luego no habrá sorpresas ( en Portugal lo hicieron y no están en las calles a fuego y sangre) .... porque aquí veremos cosas como en Grecia, y no me gusta la idea.... así que... dígannos de antemano lo que va a pasar, porque tal y como están las cosas nadie se va a asustar

Anónimo dijo...

Esperemos que el próximo dia 20 de Noviembre, la tan ansiada puerta a la esperanza se abra para todos nosotros. Para nuestros mayores, para nuestros empresarios y emprendedores y sobretodo para nuestros jóvenes, los que más han sufrido las incompetencias del socialismo. Han sido sometidos al mayor de los olvidos, a un ensañamiento de paro y miseria.
Confiamos en Mariano Rajoy, en su equipo y en su experiencia, pero lo que más anhelamos es aquel espíritu, el espiritu que devolvió años atrás la grandeza a España. El espíritu del 96, que sin lugar a dudas volverá con el Partido Popular.

Manuel dijo...

Totalmente de acuerdo Jose Manuel. Te deseamos suerte y que lugo pueda alcanzar los 3 diputados que los tenemos cerquita, trabajo y a por el cambio tranquilo.
saludos

Adrián dijo...

Suscribo o que comentas no artigo, Xosé Manuel.
Os que dicían a verdade en 2007 e 2008 eran "antipatriotas", según ZP.
O recorte dos salarios dos funcionarios supuxo en millóns de euros a quinta parte dos fondos do Plan E, que mellor tería sido destinar estes a pagar débedas pendentes e de paso dar un respiro a uns cantos pequenos empresarios e autónomos, non si?

Os meus mellores desexos para ti e os demáis candidatos, que tedes unha importante tarefa por diante.

Mateo dijo...

Esperamos e confiamos que a partir do 20N o PP nos saque desta lamentable situación que a crise e a nula xestión do desgoberno de ZParo nos levaron.

Pepiño pon as palas a traballar na autovía a Santiago na interseción de Nadela, para que a xente pense que xa está aí a autovía, pero nada de nada.

Sorte o 20N!!!

Cernadas dijo...

Vaya,José Manuel. Y dices que "poco o nada que destacar". Te parece poco lo que han hundido el pais?.Te parece poco lo que destrozaron la convivencia entre españoles?. Te parece poco dejar a los terroristas sentados en las instituciones,congreso incluido?. Te parece poco dejar al pais en plena quiebra?. Te parece poco dejar una sociedad civil subencionada y con lamas baja productividad?.Te parece poco que nos deje en el hi parade de los paises con mayor paro?. Pues a la mayoría de este país le parece que ya está bien y el 20 N les daremos un pase para una buena temporadita en la oposición.

Anónimo dijo...

Zparo es el peor presidente de la historia de España, solo superado por alguna dictadura y no todas a conseguido arruinar España, y nos va a costar 8 años de la legislatura de Rajoy ponernos a la altura de la Europa de primera, pues él nos ha dejado donde quería con sus amigos a la altura del Africa más deprimida sino mirar el campo en Lugo, es como si Zp=Atila hubiese pasado por aquí por donde el pasa no crece ni la hierba, todo ruina

Jose Angel dijo...

Noraboa pola demostración de partido e forza do pasaso venres 28 no Auditorio.
O 20N auparémosvos ao Goberno da Nación para que nos saquedes desta situación.
A gañar!!