martes, 13 de noviembre de 2012

Huelga, otra vez

La situación económica en la que se encuentra España no está para tirar cohetes. Empleé esta misma atalaya para decirlo en numerosas ocasiones y no porque yo sea especialmente observador ni siquiera incisivo sino porque la realidad es la que es. Y no es mi estilo, contrariamente al que caracterizó a otros durante demasiado tiempo (un tiempo precioso e irrecuperable por cierto) negar la evidencia. El primer paso para buscar, encontrar y aplicar solución a un problema, sea de la índole y la dimensión que sea, es hacer una buena diagnosis, exacta y objetiva. Pero, a la par que reconocía la innegable evidencia, apuntaba que el Gobierno de Mariano Rajoy estaba tomando decisiones, bien encaminadas y también difíciles, para cambiar la situación. Incluso pedía algo de paciencia para pudieran palparse los resultados porque (lo sabemos todos) siempre resulta infinitamente más fácil desestabilizar cuentas de resultados que hacerlas cuadrar. En esta reflexión, pienso, casi todos (menos los verdaderamente expertos en hacer lo primero) concordarán conmigo. Entiendo la frustración, la desazón y hasta el cabreo de los ciudadanos. Es lógico: ¿a quién le gustan los tiempos de vacas flacas? Sin embargo, de ahí a convocar una huelga general el 14-N (la segunda en menos de un año) hay un trecho demasiado ancho, largo y sobre todo costoso. No me malinterpreten, respeto y hasta reivindico el derecho a hacer huelga, a manifestarse libremente para reivindicar lo que cada quien, en conciencia, considere adecuado; pero también reivindico, con idéntico énfasis además, el derecho a trabajar. No podemos permitirnos torpedear nuestra economía. No creo que deba insistir en la delicada situación en la que nos encontramos ni hacer alusión a que ponerle atrancos a las ruedas no dio nunca resultados satisfactorios. No quiero ahondar en otro asunto que se deriva de esta convocatoria, cuando menos pormenorizadamente, aunque tampoco voy a dejar pasar la ocasión sin formular una reflexión al respecto. En los albores de la crisis económica actual, cuando despuntaban los brotes secos que no verdes, ¿dónde estaban los que ahora, con tanta entrega, enarbolan la bandera reivindicativa y desgañitan la garganta exigiendo soluciones? Es más, tras el 14-N, qué. Esta es la pregunta. ¿Qué va a aportar esta huelga? ¿Se desvanecerá el déficit o se disparará la confianza de los mercados internacionales en nuestro potencial económico? Considero que no, puede incluso que provoque el efecto contrario. Decía Henry Ford que mucha gente gasta más energía en hablar de los problemas que en querer afrontarlos. Yo pienso que esta nueva movilización da mucho de qué hablar pero no resuelve nada. En vez de malgastar tiempo y esfuerzo, de avivar el enfrentamiento, deberíamos unirnos y concentrarnos en la solución; en hacer, una vez más, frente común contra la adversidad y así, otra vez, poner en valor nuestra capacidad de superación y el dinamismo que tiene un país como el nuestro, en el que, como decía Ortega, todo lo hizo el pueblo y lo que no hizo el pueblo quedó sin hacer.

9 comentarios:

DESTORNILLADOR dijo...

La huelga convocada por algunos sindicatos (que no todos) solo sirve para empeorar la situación del país, a esta gente solo le importa no perder "los privilegios" que tienen aunque se a costa de convocar una huelga que será un auténtico fracaso como lo fue la anterior. Resulta evidente que algunos sindicatos no tienen sintonía con el pueblo de ahí que cada vez tengan menos apoyo social.

Anónimo dijo...

bo artigo coma sempre Xosé Manuel, saúdos

Jose Angel dijo...

A folga instigada por aqueles que nos levaron a esta situación e un paripé mais.
Eu maña irei ao meu posto de traballo.

Anónimo dijo...

Änimo Xose Manuel. Non cedades o chantaxe dos sindicatos

Anónimo dijo...

vaya manera de ayudar, los sindicatos para que están? esto ayuda en algo a que españa salga del pozo donde estamos? un poco de responsabilidad señores

Sara Torres dijo...

La izaquierda intenta conseguir en la calle lo que no es capaz de conseguir en las urnas. Una forma irresponsable, de los dirigentes de los sindicatos y de los dirigentes de la izqierda, de dar una imagen de crispacion hacia el exterior. Una forma irresponsable de abordar los problemas que tiene nuestro pais. Todo el mundo tiene derecho a ir a la huelga, pero también el que quiera tiene derecho a trabajar; espero que los piquetes los respeten. Y que se mamnifiesten pacificamente,que no se produzcan atentados contra aquello que es privado o público. Al final lo pagamos todos. Que los sindicatos paguen lo que cuesta esta huelga innecesaria.

manto dijo...

en donde estaban los sindicatos cuando más y mas duro arreciaba el paro? CALLADOS, que hacían como medida de protesta? CALLADOS, eso si, recibiendo mas dinero, en forma de cursos o de indemnizaciones por los daños sufridos durante la guerra, que nunca, APESEBRADOS por un gobierno socialista que le importaba más mirar para otro lado. y ahora .... convocan una huelga, en fin.
Yo también respeto el derecho a huelga, pero esta ni tiene sentido ni razón, su tiempo no es este, era hace 4 años.
Por cierto y para termina, que el psoe apoye esta convocatoria.... con un vídeo ( que aconsejo ver porque es de chiste) que una de sus partes dice textualmente: por Ana que lleva 2 anos en el paro, yo voy!!!......... alguien debería de explicarle al lumbreras del vídeo que hace 2 años gobernaban ellos, el PP lleva 11 meses en el gobierno, un poquito de seriedad caramba.

MJesúsGV dijo...

España non precisa de folgas. Si de feitos e bo goberno.

Jose dijo...

Si yo no fui a la huelga hace 2 años, que fue cuando me recortaron para siempre el sueldo un 7%, ¿por qué iba a ir ahora?¿Dónde estaban los socialistas entonces?¡Qué cara más dura tienen! Eso sí: tan injusto fue el recorte a los funcionarios entonces como la supresión ahora de la extra de Navidad, que va a causar estragos el mes que viene en el consumo. Pero, al menos, el Gobierno actual está luchando por arreglar esta situación tan complicada, en tanto que el anterior fue una parte importante del problema con ese irresponsable al frente que nos tocó en desgracia.

José Manuel, espero que muy pronto empieces a concretarnos los detalles de la Reforma del Senado, se suponía que se iba a abordar a lo largo de este curso político y todavía no tenemos noticia alguna sobre ello. Ya sabes que cuentas con nuestro respaldo para todo lo que sea mejorar las cosas en beneficio de los ciudadanos. Un afectuoso saludo.