martes, 8 de enero de 2013

Doce meses

Los primeros doce meses del Gobierno de Rajoy distaron mucho de ser un camino de rosas. Es innegable que 2012 fue un año extremadamente difícil, lleno de sacrificios. Las circunstancias (una coyuntura interior desastrosa, la peor de la etapa democrática, y una situación exterior igualmente complicada, circunscrita sobre todo a la crisis en la que se debate la zona euro) obligaron a adoptar decisiones encaminadas a recomponer un panorama próximo al caos. Pero se trató siempre de que las medidas adoptadas fueran lo más equitativas posibles y ambicionaran un futuro más próspero. Se acometió así el proceso de reformas estructurales más ambicioso de la historia reciente de nuestro país. Se aprobó la Ley presupuestaria y de sostenibilidad financiera, la reestructuración del sistema financiero, la reforma laboral… Se actuó en multitud de materias. Siempre con un objetivo claro: hacer todo lo posible para mantener intactos los pilares fundamentales del Estado de Bienestar y sentar las bases para conseguir un crecimiento estable, una economía sostenible, capaz de volver a generar empleo en el plazo más breve posible. Crecer, otra vez. Ese es el fin último. Obvio es que lo hecho hasta ahora (y lo que queda aún por hacer, que no es poco) no provocó un cambio de tendencia tan inmediato y plausible como desearíamos y que nos permita asegurar con rotundidad que superamos definitivamente los malos tiempos. Pero, en términos económicos, dieron ya algunos de los frutos esperados: reducimos el déficit, equilibramos nuestra balanza comercial, mejoramos la confianza de los mercados y de nuestros socios internacionales. Y eso tiene su relevancia. Tenemos que asumir con entereza que por delante tenemos otro año complicado. Según las previsiones, la recesión persistirá algún tiempo más aunque también auguran una mejoría a partir del segundo semestre. El camino andado, pese a la inquietud y al dolor que comprensiblemente provocó en la ciudadanía, era necesario recorrerlo. Desde el primer minuto que asumieron la responsabilidad de gobernar, Mariano Rajoy y sus ministros son conscientes de las dificultades que lleva aparejado tomar las riendas de un país en un contexto socioeconómico como el actual. Pero actuaron y seguirán haciéndolo con la responsabilidad que las circunstancias requieren, con la mirada puesta en el futuro y con la confianza de que España saldrá no ya airosa sino reforzada de esta situación. Los sacrificios a los que el contexto actual non obligó no serán baldíos. Es más, tendrán recompensa. Confío en la capacidad de nuestro Gobierno. Y confío en la solidaridad, esfuerzo y trabajo de cada uno de los ciudadanos que conformamos este país. España tiene futuro y vamos a demostrar y confirmar que así es.

8 comentarios:

manto dijo...

queda mucho por hacer, pero es innegable que se ha hecho muchísimo, y que ese mucho que se ha hecho, debería de estar hecho ya hace tiempo, pero está claro que paso a paso estamos marcando el ritmo de una España mejor, os deseo lo mejor

Anónimo dijo...

Desexo que acertedes XOsé Manuel, que pasiño a pasiño vaiamos cara adiante todos xuntos, que non cedades e que perseveredes nas vosas políticas, que son políticas para todos, para o conxunto de todos nos.
Moito ánimo, que ainda queda costa que subir

Anónimo dijo...

Saldremos de esta. Y volveremos a la senda de la recuperación. Vamos por el camino correcto

Anónimo dijo...

Nadie dice que fuera un año sencillo pero lo que en España va a ser muy difícil que le reconozcan -porque los efectos de los recortes son muy impopulares- lo están haciendo en otras partes de Europa. Se habla de milagro, por evitar el rescate y racionalizar la situación desastrosa en la que heredó la ecnomía tras dos legislaturas socialistas. No va a ser sencillo tampoco el futuro, pero al contrario de lo que muchos dicen, se está haciendo bien

Jose Angel dijo...

Hay que felicitarse polo éxito si Tesoro no día de hoxe.
O goberno estao a facer ben. Que os froitos vaian chegando....

Anónimo dijo...

esperemos que esta buena racha continue y que saquemos a españa de esta, animo que queda mucho por coser en esta españa tan rota, pero seguro que los cambios serán para mejor

DESTORNILLADOR dijo...

El PP ha tomado decisiones que aún siendo duras son imprescindibles para que nuestro país vuelva a crecer y a generar empleo, de lo contrario si siguiera las políticas del PSOE ahora mismo estaríamos en una situación mucha peor.

Jose dijo...

Está claro que para gobernar en un escenario de tal naturaleza no vale cualquiera. Yo sinceramente espero que lleguen a notarse los resultados de las medidas tomadas, no digo este año sino antes de que termine la legislatura. De momento, tengo mucho interés en conocer el contenido de la reforma de la Administración Pública que creo que se está preparando, y sería interesante saber en qué va a consistir la reforma del Senado.

Un afectuoso saludo, Xosé Manuel.