miércoles, 27 de noviembre de 2013

En el ecuador

Estamos en el ecuador de la legislatura. Dos años complicados, muy difíciles. Pero no hay duda de que la situación, aunque lejos de ser la deseable, está mucho mejor de lo que estaba. Dicho esto, pueden imaginar que mi balance sobre estos dos años de Gobierno de Mariano Rajoy es positivo. La actuación del Presidente en este tiempo fue siempre leal con el país. En todo momento dio puntualmente cuenta de lo que estaba pasando y qué medidas se adoptaban para intentar resolver los problemas que iban surgiendo, al mismo ritmo que se iba desvelando la situación real en la que se encontraba nuestra economía. Decir la verdad resultó en aquel momento novedoso, acostumbrados como estábamos al proceder de los gobernantes anteriores. Claro que con la tasa de desempleo que tenemos no podemos sentirnos satisfechos. Ese continúa siendo el gran reto al que tenemos que darle solución. Sin embargo, para hacerlo, deben producirse otros cambios igual de importantes y transcendentes, empezando por crecer a un ritmo suficiente como para afianzar el cambio de tendencia que se está ya contabilizando en lo que al desempleo y a otros factores se refiere. Pero, para hacer una valoración seria, por mucho que quisiéramos que el contexto actual fuera otro, tenemos que tener muy presente el punto del que partíamos. Y hace dos años, para ser concisos, nuestro país estaba en grave riesgo de quiebra económica y social, con la prima de riesgo a niveles nunca vistos, con la sombra de la intervención acechando cada día y durante muchos meses y la desconfianza como triste elemento de presentación en los mercados internacionales. Puede que todo esto parezca que está muy lejos, pero hace menos de dos años de todo aquello. Y hoy, con todos los matices indicados, el cambio experimentado por nuestro país es radical. Dentro y fuera de nuestras fronteras. Es innegable que llegar hasta aquí supuso un sacrificio enorme. Pero cuando el barco está a la deriva, hay que actuar con valentía y tomar medidas, que no son las deseables, pero que sí son necesarias. El proceso de reformas que se están llevando a cabo es obligado si pretendemos encauzar la situación y consolidar nuestra recuperación económica. No hay que pecar de optimistas pero tampoco hay que dejarse embargar por la desazón y ver permanentemente la botella medio vacía. Considero que la actuación del Gobierno durante estos dos años fue acorde con la situación y estuvo a la altura de las circunstancias. España está otra vez donde no debió dejar de estar, entre los países que ofrecen seguridad y garantía. Estamos en el buen camino, ahora tenemos que consolidar ese inicio de recuperación. No será fácil pero estoy convencido de que el camino que nos queda por recorrer será mucho menos duro.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Concordo Xosé Manuel
Bo artigo amigo

Jose Angel dijo...

Dous anos de medidas dolorosas pero que están a dar os seus froitos.
Gran xestión do Partido Popular que se ve empañada por casos de corruptos innombrables.

Anónimo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo. Estamos en el camino adecuado para la recuperación, una tarea larga y en la que muchos han perdido por el camino mucho. La lucha es dura y no podemos tirar la toalla. Saldremos. La luz ya se ve al final del camino.

manto dijo...

esperemos que podamos revertir esta situación, que como dijo Rajoy, heredamos, no a título de inventario, que heredamos, porque no nos quedó otra.
Ahora, yo espero , sinceramente, que lo que hacemos se traslade a los ciudadanos, como un mensaje de que ya no tendrá que hacer tantos y costosos sacrificios, y espero que sepamos comunicar que gracias al esfuerzo de todos, saldremos y salimos.
y sin que los mayores responsables nos hayan ayudado lo más mínimo, esto hay que decirlo.

Anónimo dijo...

no puedo estar más que de acuerdo
dos años, y empezamos a ver luz, ahora toca que salga esa luz a raudales y devolver a los ciudadanos los esfuerzos que han hecho, sino todos, si gran parte.
ánimo

Anónimo dijo...

Hoy españa, ya no es vista como un riesgo, hoy somos alguien en quien confiar, y eso es innegable que ha sido gracias al PP
#SALDREMOS

Anónimo dijo...

hoxe ninguén pode negar , que estamos moito millor que hay dous anos
pero ainda que nos deixaron no furado, non axudan nada a sair del, pola contra, parece que queren que afundamos, pero a xente non en tonta, ven se ve nas enquisas como os psoe non levanta a cabeza, e non é por Rubalcaba non, é por quen son e o que foxeron.
os cidadáns non son parvos