martes, 7 de enero de 2014

Los retos de 2014

Comenzamos el nuevo año con nuevas buenas. La prima de riesgo por debajo de la barrera psicológica de los 200 puntos, el valor más bajo desde hace dos años y medio, a niveles de mayo de 2010; y una rebaja del paro que supone una caída histórica en el mes de diciembre. Hasta los sindicatos valoran con optimismo que, por primera vez desde 2011, se creara empleo público. La previsión de Luis de Guindos de que en este 2014 habrá una significativa creación de empleo neta va ya en estos primeros días del año tomando forma. Se trata, en fin, de afianzar la tendencia, aunque sea poco a poco. Como dijo el Presidente Rajoy en su día los grandes sacrificios hechos por la sociedad española tendrán su recompensa. En cualquier caso, no hay duda de que 2014 presentará también lleno de retos, sobre todo porque no podemos caer en el triunfalismo ni en un optimismo desmedido. Hay mucho trabajo por hacer pero, en el ecuador de la legislatura, hay datos objetivos que avalan los pasos dados. Incluso desde Europa nos llegan felicitaciones por el esfuerzo realizado (que fue mucho), lo que afianza más si cabe las expectativas puestas en la recuperación. El primer año del Gobierno de Rajoy fue tiempo de estabilizar; el segundo, de profundas reformas y duros sacrificios. Ahora, superada la recesión, es el momento de ir pensando en los frutos, tan deseados por cierto. La reestructuración del sistema financiero está completada. Su falta de solvencia suponía un escollo importante y dificultaba la recuperación económica del país. A finales del año pasado también se dieron los últimos retoques a la reforma laboral y está en marcha la reforma local. El déficit sigue la senda marcada, la inflación controlada; el PIB está repuntando con la balanza de pagos y la inversión exterior en positivo… Considero, sin duda, que el camino es el correcto. También nos queda por delante resolver el peligroso y estéril debate soberanista abierto en Cataluña. Mas intenta solventar sus difíciles problemas políticos personales a costa de fomentar la división. No conseguirá sin embargo su propósito, que claramente nace muerto. Nuestro marco de convivencia constitucional no considera siquiera la consulta independentista que pretende; y su tentativa de internacionalizar este desatinado desafío es, desde el principio, también un fracaso clamoroso. Con su actitud le está haciendo un flaco favor a Cataluña y a España. En estos tiempos difíciles no hay espacio para la división y menos debería haberlo para la inestabilidad. La integración y la conciliación es el único camino, lo saben todos los españoles, también todos los españoles que se sienten catalanes que, aún a su pesar, son españoles.

8 comentarios:

Jose dijo...

Estimado Xosé Manuel, los indicadores macroeconómicos deberían infundir optimismo, cierto. Pero a las economías domésticas y a las PYMES lo que les interesa es la microeconomía, es decir, resolver sus problemas para sobrevivir. Por eso mismo, mientras no se rebaje la brutal presión fiscal a la que estamos sometidos, y mientras las entidades de crédito no se dediquen a lo que se tienen que dedicar (y a partir de ahora, a poder ser, un poquito mejor y más responsablemente de lo que lo hicieron mientras estaban inflando la burbuja inmobiliaria), esto es, financiar a los agentes económicos antes mencionados en lugar de asegurarse una rentabilidad comprando deuda pública de forma masiva, los ciudadanos no van a tener la oportunidad de apreciar mejoría alguna.

Y en lo tocante a la deriva nacionalista encarnada en el Presidente de Generalitat de Cataluña, si PP (antes AP) y PSOE se hubieran mantenido de acuerdo desde los años 80 hasta hoy, tipos como Artur Mas poco tendrían que decir y hacer. Conviene recordar una vez más que en esto quien más daño hizo, sin duda y con mucha diferencia, fue José Luis Rodríguez Zapatero, el de la nación como "concepto discutido y discutible", con el tristemente recordado Pacto del Tinell, anteponiendo sus intereses personales a los de España y los españoles. En cualquier caso, lo que está demostrado, entre otras cosas, es que algo tan esencial como la educación nunca debió dejar de ser una competencia exclusiva del Estado.

Vamos a ver cómo transcurre este año. Yo sinceramente, espero que lo peor de la crisis ya haya pasado y que a partir de ahora todo empiecen a ser buenas noticias.

Un afectuoso saludo.

Anónimo dijo...

Bo artigo Xosé Manuel, eu tamen agardo que este ano sexa o da recuperación e que qas economias das casas do común empecen a notalo xa.
saúdos

manto dijo...

mis deseos concuerdan con los tuyos José Manuel, y creo que estamos en un cambio de tendencia que ya nadie cuestiona.
en mi opinión, el mayor deseo que podemos pedir para este 14 es que la oposición y el resto de partidos que conforman el arco parlamentario se nos unan en los temas importantes y que realmente colaboren a que esta situación , aun precaria, se consolide y traiga el bienestar que tanto ansiamos todos.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Bo artigo Xosé Manuel.
Apertas e deséxote que gestionedes ben o tema catalán, e moi importante para todos nos

Jose Angel dijo...

Todo apunta a unha mellora para este ano 2014, agora queda esperar que se faga efectiva.
Necesitamos boas novas...

Manuel dijo...

bo artigo amigo
os desexos agora hay que facer que sexan posibles, é certo que as cousas parece que empezan a marchar, pero non se pode caer nos erros do pasado e agora toca afianzar os éxitos para que sexan duraderos

Maria Lópezq dijo...

xosé manuel, concordamos, o meu desexo é que españa non rompa e que siga a ser o que todos coñecemos que é.
ánimo, moito que fai falla

Anónimo dijo...

José manuel, que se cumplan tus deseso y el de muchos de nosotros en este 14 complejo