martes, 18 de febrero de 2014

Menos diputados

El Parlamento gallego acaba de iniciar el proceso para reformar la Ley electoral y el reglamento de la Cámara que permita rebajar de 75 a 61 el número de diputados. A nadie debería sorprenderle la proposición de ley presentada por el Grupo Popular, puesto que antes de que terminara la pasada legislatura, mostrara su disposición a promover esa reforma. Ni siquiera los términos de la misma, ya que el número propuesto se mantiene dentro de la franja de representantes fijada por el Estatuto de Galicia; y menos todavía si intención, encaminada a ahorrar, que se estima en un millón de euros, pero sobre todo a transmitir a la ciudadanía un mensaje inequívoco de que las instituciones, como las familias y las empresas, también se ajustan el cinto en época de crisis. Nada ni nadie es ajeno a ella. Coherentemente con esta postura, el PPdeG incluye la propuesta en el programa electoral con el que concurrió a las elecciones de hace dos años y que fue ampliamente respaldado por los gallegos. Y ahora, lógicamente, es el momento de cumplir el compromiso. La reducción en el número de diputados no va en detrimento de la representación democrática ni altera tampoco los resultados electorales ni modifica sustancialmente la composición ideológica del Parlamento gallego por mucho que otras formaciones políticas insistan en ello, sin formular además propuestas alternativas que tengan una fundamentación sólida. Otras comunidades autónomas, como Castilla-La Mancha, Madrid, Baleares o Valencia, también están dispuestas a tomar medidas semejantes. La reducción de diputados considero que es una medida ajustada a las circunstancias y que no hay que menospreciar el efecto ejemplarizante que se deriva de ella. En cualquier caso este es un paso, significativo, pero un primer paso que puede ir mucho más lejos si nos abrimos a reflexiones aún más amplias como puede ser, entre otras, el importante montante económico que se dedica a las campañas electorales. Se trata de reajustar y controlar los gastos y eso no atenta, en ningún caso, contra la democracia, puede incluso que sirva para reforzarla.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

una medida ejemplarizante, que está legitimada por las urnas ya que estaba en el programa popular
bien por Feijóo , un tanto más para él.

manto dijo...

Es una necesidad dar ejemplo, y esta medida está avalada por los votos de un programa y por el sentimiento que los ciudadanos deben y quieren percibir por parte de los que gobiernan.
Bien por Feijóo

Anónimo dijo...

Coincido Xosé Manuel
Todos desexamos que se cumpra e quw dea exemplo co que se propeteu nas elecciòns

Anónimo dijo...

En una época de escasez y de apretarse el cinto parece lógico que se le pida al parlamento gallego lo mismo.
La credibilidad se gana a base de hacer cosas como estas

mateo dijo...

O importante non é a cantidade, si a calidade.

Anónimo dijo...

se tedes en conta o espectáculo que algúns están a dar no Parlamento Galego, era millor poñerlles uns vasos viño, unha baralla e papel para anotar
tabernario é pouco o que se está a ver.
Como decía un amigo bo, se ides botalos, alomenos escolledeos
máis ca nada por que cada un no seu sitio, non si?

Anónimo dijo...

concordo Xosé Manuel
bo artigo
apertas

Maria Lópezq dijo...

ES UNA DEMANDA JUSTA Y REFRENDADA POR LAS URNAS, NO HACERLA SERÍA DEFRAUDAR A MILES DE PERSONAS
ADELANTE!!

Anónimo dijo...

cumplir el programa, que es lo que hemos votado los ciudadanos, y este tema es algo NECESARIO Y EJEMPLARIZANTE para todos
Bien por Feijóo

José dijo...

Estoy totalmente de acuerdo, Xosé Manuel. Sólo una cosa: ¿por qué no aplicar lo mismo en el Senado? Todos sabemos que es más que factible, el ahorro sería aún mayor y, además, estoy seguro de que tendría una gran aceptación por el electorado, al menos por los que votaron al PP en las pasadas elecciones generales.

Por extensión, ¿se está trabajando en la reforma del Senado? En caso afirmativo, ¿podrías escribir un artículo concretando los puntos esenciales de la misma? Yo creo que éste es el momento de acometerla, porque si no lo hacéis desde ahora mismo después no os quejéis de lo que vienen opinando los ciudadanos de un tiempo a esta parte sobre su utilidad, que no se valora el trabajo de los senadores, etc. Que conste que yo no comparto la extendida idea de suprimir el Senado, porque creo que es una cámara que debe seguir existiendo, pero no como está concebida actualmente.