martes, 21 de octubre de 2014

Ébola

Desde que el pasado 6 de octubre se confirmó el contagio por ébola de la técnico sanitaria Teresa Romero aconteció una vorágine de acontecimientos. La lógica preocupación por semejante situación, sobre todo por el riesgo que supone para la directamente afectada, dada la gravedad de la enfermedad, y el miedo a la ampliación de contagio, dio paso a las más variopintas reacciones y opiniones. Desde cuestionar la decisión de repatriar los misioneros Pajares y García Viejo, unos españoles que dedicaron, con valentía y altruismo, su vida a los más desfavorecidos y que, sin ningún atisbo de duda, personifican el más claro ejemplo posible de bonhomía humana hasta un episodio esperpéntico con un perro, de nombre Excalibur, como protagonista. No cuestiono, que quede claro, y mucho menos trivializo el valor y vínculo afectivo que se establece con un animal doméstico, de cualquier tipo que sea. Considero que todos los que tenemos una mascota en casa, convertida en un miembro más de la familia, somos muy sensibles a este tipo de situaciones pero de eso a lo ocurrido a las puertas del domicilio de Teresa hay un trecho muy largo. Requiere, de hecho, una reflexión profunda por parte de todos pero, de manera muy especial, de los propios medios de comunicación, que contribuyeron activamente a la difusión y amplificación de lo ocurrido. En una situación de alerta como ésta, de la que no existen precedentes, los medios de comunicación también deben de actuar con responsabilidad y mucha prudencia. En la misma medida que debemos hacerlo cada uno de nosotros, las instituciones y los propios partidos políticos, algunos de los cuales, en un primer momento, hicieron gala de esa sensatez para después, visualizada la oportunidad de arañar un puñado de votos, optaron por el ataque despiadado, olvidando que, en este momento, lo más importante es atender a las personas afectadas. Tiempo habrá para el debate político. Que no piense nadie que con estas matizaciones pretendo eximir lo más mínimo la responsabilidad del Gobierno. ¡De ninguna manera! Únicamente trato de llamar la atención sobre unos hechos que, en el caso de Excalibur, considero estaban fuera de lugar por desproporcionados. A toro pasado, claro está, siempre es mucho más fácil valorar qué actuación resultaría más adecuada y conveniente ante un hecho concreto. Todo, siempre, es manifiestamente mejorable. Pero, hecho el matiz, y reconociendo la obviedad, dado que se produjo el contagio, de que hubo un error en el protocolo de seguridad y que las manifestaciones de algunos responsables sanitarios fueron ciertamente desafortunadas y execrables, hay que reconocer igualmente que tenemos motivos para sentirnos orgullosos y para estar tranquilos. Orgullosos porque, pese a algunas críticas tendenciosas e interesadas, nuestro servicio sanitario es uno de los mejores del mundo y pongo especial énfasis en el personal (del que Teresa es ya un buen ejemplo). Y tranquilos porque se están tomando las medidas preventivas y activas necesarias para controlar la situación, siguiendo la directrices que marcan las organizaciones internacionales de salud, y en total coordinación, tanto en el ámbito nacional como internacional. Tengamos presente que ni la repatriación de los afectados ni los protocolos activados en España son diferentes a los que se están aplicando en el resto de los países de nuestro entorno. Ahora, insisto, lo importante es cuidar adecuadamente de los afectados y tratar de controlar y frenar el avance de la enfermedad, dentro y fuera de nuestras fronteras. Es tiempo de que, con el inequívoco respaldo de las instituciones, actúen los especialistas; de seguir las directrices marcadas por los profesionales de la salud.

11 comentarios:

Manuel Antonio Fernández Piñeiro dijo...

Nos hemos enfrentado contra algo que no conocíamos, y algo que a pesar de que estábamos preparados para evitar el contagio sucedió.
No es hora de buscar responsables, que conste que para mi esta técnico sanitaria es una HÉROE , lo pongo con mayúsculas, y mi satisfacción y felicitaciones para los profesionales de nuestra sanidad que han conseguido salvar su vida.
Pero si he de decir que me queda la espina de la gestión de esta crisis, desde como tu dices las desafortunadas declaraciones de algunos responsables sanitarios a la ineptitud de un ministerio de sanidad que no ha sabido llevar esta crisis desde el minuto 1, a saber:
-sanidad pública, de calidad y GRATUITA
- grandes profesionales y medios
- trabajo en equipo y comisión de seguimiento

todo ello deficiente, a pesar de que lo q menciono son logros, se les ha dado la vuelta y se ha buscado la alarma en la población
Que los de siempre tiene parte de culpa? claro.
pero ojo, no olvidemos la aprte de culpa que tenemos nosotros

Anónimo dijo...

O millor que a rapaza está ben, e menos mal, senón xa tíñamos outro Gamonal pero x 1000 nas rúas

Anónimo dijo...

que esot serva de experiencia, que na xestión de situacións comprometidas non volva a pasalo mesmo
A Sr Vicepresidenta, unha crack, a Sra Mato........... a la P***a calle ya

Anónimo dijo...

eu penso que deberíades de insistir unha cousa
SANIDADE GRATUITA E DE CALIDADE pese a quen lle pese
nos USA, por moito USA que son, 500.000 dólares para se poder curar, se é que cura

cerraríades moitas bocas

Anónimo dijo...

que alegría que Teresa Romero esté bien.
grande, valiente
no se ha merecido que se la haya intentado crucificar, como dicen mas arriba, mala gestión
que fallarón los protocolos? pues bueno, como falla un conductor de un bus o un motorista, no se lo hizo la pobre a posta, pero de ahí a intentar echarle el muerto..... un mundo señores
bien por el sistema sanitario, y bien por los profesionales, pero comunicar mal, rematadamente mal
esperemos ver alguan cabeza rodar, sería de justicia

Anónimo dijo...

Nos felicitamos de q haya sanado.
tenemos una sanidad y unos especialistas de lo mejor cito de europa

Anónimo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con lo que expones
Tenemos una sanidad en España envidiable gratuita y para todos
La gestión de esta crisis ha podido ser mucho mejor, lejos de culpabilizar a una enfermedad que bastante ha hecho con hacer su labor lo mejor que sabe mejor nos hubiera sido realizar esta gestión de otra manera y de otros modos
Muy lamentable las declaraciones del consejero madrileño así como la gestión de la señora mato

destornillador dijo...

Una vez más determinadas fuerzas políticas, especialmente el PSOE, intentó sacar rédito político de una situación complicada que finalmente ha tenido un final feliz, todo ello gracias a que contamos con un gran sistema sanitario y con magníficos profesionales, por mal que le pese a algunos.
El ébola se ha convertido en una enfermedad que ha cogido por sorpresa a todo el mundo, y todavía se desconoce alguno aspectos de la misma, pero a pesar de ello, los "progres" han demostrado una vez más su irresponsabilidad política al atacar sin reparos a las decisiones adoptadas por el Gobierno, lo que denota que carecen de escrúpulos por intentar sacar tajada política de una complicada situación. Me alegro enormemente que nuestra paisana haya pasado lo peor de esta enfermedad y espero que se recupere totalmente, y a los oportunistas como el señor Pedro Sánchez que se han querido beneficiar políticamente de la enfermedad de Teresa, solamente tiene mi desprecio.

Anónimo dijo...

a algunos esto se les ha torcido

tenían ya metido el cartucho de la movilización, de la gresca en la calle y TENSIONAR a la ciudadanía

buscan un golpe de estado ( ciudadano o como se quiera llamar)

ojo con estos que no han terminado, aunque, la Sra Mato ya le podeis ir dando el finiquito, a ella y al impresentable de la comunidad de madrid

Anónimo dijo...

es un sentir común por lo que veo, que pensamos que nuestro sistema sanitario gratuito ha funcionado , nuestros profesionales han dado la talla
pero no sabeis gestionar crisis, menos mal que la pobre Teresa no ha muerto, xq habríais tenido un problema gordo, muy gordo

Anónimo dijo...

Hoxe demóstrase quen está na politica pra dar caña e alarmar, e quen para facer polos seus veciños