martes, 4 de noviembre de 2014

Ya basta

La situación está tan enrarecida que ni echar balones fuera ni poner en marcha el ventilador sirven para nada. Hacerlo logrará, más bien, empeorarlo todo, si es que eso es posible ya a estas alturas en la que el deterioro de la salud democrática es tan evidente. Sin olvidar nunca la presunción de inocencia y teniéndola, de hecho, siempre presente, este aparentemente inagotable goteo de nuevos casos de corrupción resultan, claro está, insoportables, inaguantables, intolerables… La vergüenza es un sentido demasiado tibio para describir semejante escenario. Hay que reconocer los hechos porque desafortunadamente llueve sobre mojado; y si es la política, o mejor dicho, el ejercicio que algunos hacen de la política, la que en mayor medida centraliza la corrupción, debe ser también la política la que dé respuesta a ella. Es decir, son los partidos políticos los que tienen que hacer una profunda autocrítica y aportar soluciones, hechos. Y dentro de esta responsabilidad compartida en la que debe enmarcarse el saneamiento de la actividad pública, no cabe duda que ese grado de responsabilidad tiene también que estar en consonancia con la cuota de poder conseguida por cada formación política. El Partido Popular, por boca de su presidente, la asumió ya. No estaría de más que otras formaciones también lo hicieran y se dejaran de debates estériles. Esa necesaria, inaplazable y profunda regeneración democrática es el único camino posible para afrontar la catarsis que nos permita erradicar esa simplificación tan extendida, consecuencia de estos desafortunados acontecimientos, de que todo político está bajo sospecha. Porque eso, en rigor y justicia, no es cierto. Son muchos los políticos que practican y entienden el ejercicio de la política de modo correcto, como un servicio público. Ante la crispación social y la pérdida de confianza de los ciudadanos no cabe más que reconocer con humildad los errores cometidos y actuar con transparencia y radical firmeza. Sin pretender ser condescendiente, el hecho de que la Justicia desenmascare a los corruptos es signo inequívoco de que nuestro Estado de Derecho funciona.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Sin duda es necesario limpiar toda la corrupción que hay en los partidos y la justicia es la garante de que el Estado de Derecho funciona en este país.

Anónimo dijo...

Vivimos una España de corrupcion y engaño donde todos nos apropiamos de lo que no es nuestro. Cada uno en la medida de sus posibilidades. Esta por ejemplo el que no quiere factura para no pagar el IVA o el que no declara todo lo que ingresa o el que se lleva dinero publico. El problema no se va a solucionar mientras no seamos conscientes de que nada es gratis... siempre hay alguien q lo paga. Necesitamos regeneracion democratica como bien dices pero una regeneracion que tendra q ser trabajada duramente y muy seleccionada para que nos devuelva la ilusion y confianza robada.

Antonio De Ramiro dijo...

Totalmente de acuerdo. Caiga quien caiga y pese a quien pese es necesario tomar cartas en el asunto y que no paguen justos por pecadores. En el mundo de la política como en todos los aspectos de la vida hay gente buena y honrada y capullos que sólo buscan trepar y engordar sus arcas a cuenta de todos. Hagamos entre todos un esfuerzo para poder erradicar esta lacra y que la confianza vuelva al pueblo. Corremos el riesgo de caer o depender de verdaderos tuercebotas que aprovechando la situación nos la van a dar.

Manuel Antonio Fernández Piñeiro dijo...

NO creo que el problema sea la política, no los políticos, son los humanos, que somos imperfectos y cometemos errores
Esos errores en política son imperdonables, infumables y solo demuestran que han estado para lucrarse a costa de lo público y es reprobable, condenable y creo que los calificativos restantes los dejo a vuestra elección
Dicho lo cual, creo que no todos los políticos son iguales ni se deben de medir por la vara de los corruptos, yo creo en la política como servicio público y lamento que se manche con elementos como los que estamos viendo últimamente.

Anónimo dijo...

os corruptos o paredon, non andedes con medias tintas

Anónimo dijo...

tenemos que ser contundentes, esto no es mas que munición para Pablemos

Anónimo dijo...

estanse a tomar medidas, si, pero non creo que sexan suficuentes Xosé
Agora recuperar a credibilidade a costar moito, como non se de exemplo, mal imos

Anónimo dijo...

eu teño o claro, coma de aquí a que remate a lexislatura, non se faga unha reforma en profundidade, e o mais importate, DE CALADO, ( que devolban os cartos ou ben se lles expropie os seus bens comprados con cartos ilicitos, que lles faga dimitir unha vez segan a estar imputados polos xuices, se lles aparte por enriquecemento ilicito etc)

daréllesdes o poder os de Podemos


e enton seredes responsables do que pase, porque ha pasar o peor para todos nos

Anónimo dijo...

a min mentras os cartos e o máis importante, OS BENS ADQUIRIDOS cos cartos roubados non sexan devoltos o herario público, non teredes credivilidade ningunha

Anónimo dijo...

hoxe os de podemos xa votaron a 1 deles, e ainda non tocaron poder, que pensades que ha pasar cando ( dios nos aparte) chegen o poder?

Anónimo dijo...

Xosé Manuel
LISTAS ABIERTAS, SERÍA UN GESTO DEL PARTIDO DE APERTURA, DE QUE NO LOS DE SIEMPRE ( Y POR APELLIDO EN CASI TODOS LOS CASOS) SUBEN EN LA ESCALERA

PREGUNTAD A LOS AFILIADOS A QUIENES QUIEREN, DESDE LOS CONCEJALES PARA ARRIBA