martes, 8 de septiembre de 2015

El drama migratorio

Hoy quiero hablar de la conmoción que nos ha causado a todos la foto de Aylan, el niño sirio fallecido cuando intentaba escapar, junto a toda su familia, del horror de la guerra; su ciudad fue asediada por los terroristas del autodenominado Estado Islámico hace medio año. Desgraciadamente él no fue el único que falleció intentando llegar a Europa, lleva meses sucediendo. Según ACNUR, en lo que va de año 2.500 refugiados murieron ahogados en el Mediterráneo. El drama migratorio que se vive en el Egeo es de primer nivel y precisa de una reacción rápida y concreta. También nos conmocionaron las imágenes de los miles de hombres, mujeres y niños que, fatigados y desconcertados, se agolpaban en la estación internacional de tren de Keleti, en Budapest. No podemos darles la espalda; las dimensiones de esta tragedia migratoria, la peor que vive Europa después de la II Guerra Mundial, urgen un importante gesto de solidaridad por parte de todos. Una respuesta conjunta y consensuada por parte de toda la comunidad internacional. La Unión Europea ya ha pedido a los Gobiernos el reparto de al menos 100.000 refugiados y nuestro Presidente, Mariano Rajoy, ya ha dicho que España se sumará a esta iniciativa. Ahora mismo lo prioritario es ayudarles, darles asilo; pero la solución real pasa por atajar las causas desde el origen. En Siria hay millones de desplazados que se ven obligados a dejar sus casas huyendo del terror que infunde el autodenominado Estado Islámico. Es uno de los principales retos a los que se enfrenta Europa. La próxima reunión en Bruselas dentro de una semana va a ser crucial. Es importantísimo llegar a un acuerdo que permita establecer una política migratoria única en toda la Unión para evitar que tragedias de estas dimensiones se produzcan. Y mientras este acuerdo no se materializa, la solidaridad debe ser nuestra principal arma para combatir el terror del EI y ayudar a los miles y miles de personas que solo huyen de la muerte buscando un nuevo lugar en el que continuar con sus vidas.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

coidadiño cos que entran non sexa que se colen dos malos no medio dos bos, e logo teñamos un problema gordo gordo

Jose Angel dijo...

Non queda oultra que ayudar. Hoxe por eles, mañá ...

Anónimo dijo...

a mi esta gente me da pena, pero el tema de Siria habría que explicarlo, hay una guerra si, pero de quien y contra quien?

Anónimo dijo...

la solidaridad del pueblo español no está en duda, aunque las hordas de la izquierda radical seguro que intentarán sacar rédito de ello

Manuel Antonio Fernández Piñeiro dijo...

Si hay alguien solidario, somos los españoles que sabemos bien lo que es huir de una guerra, ahora bien, no todos pueden pasar ni podemos permitir que la entrada sea mirando a otro lado, al hecho del acogimiento han de acompañarle, la revisión de cada caso y la respuesta a sus necesidades; y sin dejar de buscar una respuesta a la solución del drama de los Sirios, una intervención sobre el terreno que aporte estabilidad y elimine las amenazas por las que el pueblo sirio huye y arriesga sus vidas